Compartir
Compartir en:

Tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal en perros

Tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal en perros

Una de las enfermedades más comunes en los perros tiene que ver con una variedad de desórdenes intestinales que pueden minar seriamente la salud del animal: se trata de la enfermedad inflamatoria intestinal. Es un trastorno que puede ser padecido por perros y gatos y que, como veremos más adelante tiene un importante componente alimenticio en su causa y su tratamiento.

Dado que se trata de una condición sumamente delicada, en este artículo de unCOMO explicamos todo sobre el tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal en perros para que puedas conocer más a fondo esta condición y puedas dar a tu mascota la mejor ayuda posible para su recuperación bajo la guía del veterinario.

Qué es la enfermedad inflamatoria intestinal

Conocida como EII o IBD (del inglés inflammatory bowel disease), la enfermedad inflamatoria intestinal es en realidad un término utilizado para abarcar una amplia gama de condiciones médicas en las cuales el revestimiento del tracto intestinal se ve comprometido, bien sea por engrosamiento, inflamación o ambos. Se trata de una condición que puede aparecer en humanos, gatos y perros y que trae como principal consecuencia la falta de absorción de nutrientes, generando una importante pérdida de peso y/o diarrea.

Síntomas y diagnóstico de la enfermedad inflamatoria intestinal

Dependiendo de la parte del tracto digestivo que esté involucrada en el proceso inflamatorio, la mascota puede presentar diferentes síntomas. Estos son algunos indicativos que pueden alertar la presencia de EII en el perro:

  • Vómitos
  • Diarrea acuosa o con sangre
  • Pérdida del apetito
  • Pérdida de peso
  • Pelaje sin brillo
  • Úlceras
  • Dolor abdominal
  • Debilidad

El diagnóstico de la enfermedad inflamatoria intestinal en perros se hace después de una serie de pruebas que incluyen análisis de sangre, heces, rayos X, una endoscopia para confirmar el engrosamiento del tracto intestinal y para obtener una muestra que será sometida a una biopsia. Este último procedimiento requiere de anestesia pero es indispensable para lograr un diagnóstico definitivo, ya que allí podrán observarse el tipo de células dominantes en el sistema digestivo para proceder a diseñar un tratamiento adecuado.

Causas de la EII

Esta condición del aparato digestivo en perros tiene un origen desconocido. Sin embargo, se ha sugerido que puede ser causada por una respuesta exacerbada del sistema inmunitario ante una variedad de antígenos que pueden ir desde la flora bacteriana, componentes del aparato digestivo en contacto con la mucosa intestinal hasta la ingestión de determinados alimentos que pueden causar una reacción alérgica.

La EII también puede tener un componente genético o pudiera estar asociada a una enfermedad mayor, siendo la inflamación intestinal apenas un síntoma de una condición más grave.

Tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal

El tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal en perros tiene dos componentes esenciales que deben complementarse para garantizar el éxito del mismo: medicación y dieta. Los fármacos comúnmente empleados para tratar la EII son la prednisona y el metrodinazol. El primero es un cortocoide antiinflamatorio, mientras que el segundo es un antibacteriano y antiparasitario.

Si el tratamiento anterior no logra los efectos deseados, el veterinario podría recomendar azatioprina, un inmunosupresor con los efectos de un corticoide pero sin los efectos secundarios de este. Aunque depende del caso, lo común es que las dosis de corticoides prescritas vayan disminuyendo al cabo de la segunda o tercera semana.

Por su parte, la dieta del perro dependerá del tipo de condición: si la EII fue causada por una alergia alimentaria el veterinario deberá conocer el historial de la dieta de la mascota para conocer las fuentes de proteína recurrentes en su alimentación. El nuevo régimen alimenticio estará conformado por proteínas que el perro no haya consumido con antelación y que sean novedosas para su sistema inmunológico, como carne de pato, salmón, conejo o venado. Otra alternativa es usar una fuente de proteínas hidrolizadas. Se trata de proteínas que han pasado por un proceso hidrólisis que divide las moléculas en componentes más pequeños para que pasen inadvertidas por el sistema inmunológico y sea más fácil digerirlas y aprovechar sus propiedades alimenticias.

Por último, si la inflamación es solo en el colon lo más probable es que el especialista recomiende una dieta baja en grasas y en fibra sin descuidar la hidratación de la mascota.

Prevención de la EII

La enfermedad inflamatoria intestinal no puede prevenirse, pero hay medidas que se pueden emplear para asegurar un tracto intestinal sano. Evitar darle al perro alimentos o golosinas para humanos, procurarle una dieta variada y saludable con productos naturales y libres de químicos, evitar el exceso de grasas y vigilar la frecuencia y el tipo de deposiciones son algunas maneras de mantener la buena salud del perro o de evitar que el episodio de EII vuelva a repetirse.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento veterinario ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal en perros, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Mascotas.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal en perros

¿Qué te ha parecido el artículo?

Descubre vídeos interesantes
Órdenes de adiestramiento de perros
Barbie en español - juguetes y aventuras
Manualidades para mascotas
Manualidades caseras fáciles de hacer - DIY
Tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal en perros
1 de 4
Tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal en perros