Compartir
Compartir en:

Por qué mi perro ataca a los niños - ¡respuestas y soluciones!

2 veces compartido
 
Por qué mi perro ataca a los niños - ¡respuestas y soluciones!

¿Tú perro gruñe a los niños? ¿Alguna vez ha llegado a marcar o morder a uno? Es normal que si esto te ha sucedido o lo has visto alguna vez te preocupe mucho, pero debes saber que es algo bastante frecuente y hay formas de solucionarlo, siempre y cuando conozcamos bien los motivos. De hecho, se estima que alrededor de un 80% de los ataques de canes a personas son dirigidos hacia niños.

En este artículo de un COMO queremos dar respuesta a una pregunta que, lamentablemente, es más frecuente de lo que nos pueda llegar a parecer: ¿por qué mi perro ataca a los niños? Conoce a continuación todas las posibles razones para poder comenzar a trabajar con tu mascota y mejorar este problema e incluso lograr que se lleve bien con los más pequeños.

Problemas de comunicación entre perros y niños

Uno de los principales motivos que dan respuesta a por qué los perros atacan a niños es que estos últimos no conocen cómo interpretar las señales de los canes y, de este modo, se produce una mala comunicación que lleva ha que el can busque la forma de huir o, si no puede, llegue a morder. La mordedura del perro dependerá de muchos factores como su tamaño, su fuerza, su miedo en ese momento, etcétera., por ello siempre es mejor no arriesgarse y supervisar siempre el juego entre ambos.

Si ya has llegado a pensar "mi perro intenta morder a los niños" o bien "a mi perro no le gustan los niños" porque ya has visto que les gruñe o alguna reacción similar, deberás esforzarte por saber cómo interpretar las posturas de tu perro y las distintas señales de calma, gruñidos, enseñar los dientes, girar la cabeza, intentar huir, etcétera., para poder solucionar el problema y en ese mismo instante evitar que se produzca una agresión.

Además, debes observar el comportamiento del pequeño para corregirlo también a él de forma preventiva aunque el can no haya mostrado todavía señales de malestar, pues así el niño irá aprendiendo y el can estará más tranquilo. Estos son gestos y comportamientos que suelen tener los más pequeños sin ser conscientes de lo que significa para su mascota y que, por ello, debemos corregir:

  • Gritarle
  • Dar patadas
  • Abrazar con fuerza o de repente
  • Tirar de las orejas, de la cola o de las patas
  • Tirarse encima del can de repente
  • Mirarlo fijamente a los ojos
  • Meter los dedos en las orejas, los ojos o la boca
  • Molestarlo todo el rato sin dejarlo descansar

Experiencias negativas

Es posible que un can que ataque a los niños, conocidos o no, lo haga porque ha sufrido alguna experiencia traumática o negativa que relaciona con los más pequeños. Por ello, si tu mascota es adoptada siempre que se conozca su pasado es bueno que lo tengas en cuenta para tratar de solucionar los problemas que se deriven de experiencias vividas de forma negativa. En caso de que no puedas llegar a conocer su pasado es importante que observes desde el primer día sus reacciones ante cualquier estímulo, así podrás detectar posibles miedos y problemas que se tengan que corregir con la ayuda de profesionales.

Descubre en este otro artículo de unCOMO varios Consejos para la educación de perros adoptados.

Pero, aunque nos parezca que nuestra mascota no ha tenido problemas con ningún pequeño, puede que sí haya pasado alguna experiencia desagradable aunque no lo manifestara de forma muy clara cuando sucedió. Debemos pensar que los pequeños son muy activos, enérgicos, ruidosos y no saben diferenciar por sí solos si solo juegan o hacen daño a un perro, por ello puede que alguna vez nuestro perro se haya sentido atacado o agobiado por algún niño y tenga una asociación negativa con ellos.

De todos modos, recordemos que los canes siempre envían señales de aviso, con las que buscan transmitir que no están a gusto, que la situación les produce estrés y malestar o incluso miedo. Por ello, si un can por ejemplo gruñe o levanta un poco el labio hacia un pequeño, no debemos reñirle en ese instante pues seguramente relacionará al pequeño con que nosotros le reñimos.

Si se ignoran estas señales y dejamos que el pequeño se siga comportando igual, sobre todo si el can no logra irse hacia otra parte y alejarse, puede terminar en una agresión. Por ello, cuando detectemos disconformidad en el perro con un menor, debemos hacer que el pequeño se detenga y cambiar el tipo de juego y si es posible dejar al can tranquilo.

Cómo evitar que mi perro ataque a los niños

Prevenir que haya agresiones de este tipo es clave el hecho de que el juego e interacción entre un can y un menor siempre sea supervisado por un adulto en todo momento. Esto es especialmente importante mientras el niño no tiene edad suficiente para entender bien cómo relacionarse con un animal sin que haya riesgos.

Además, hay que recordar que aunque nosotros confiemos plenamente en nuestra mascota puede haber malas interpretaciones entre los dos y, por lo tanto, haber una reacción inesperada por parte de nuestro peludo. Si el pequeño le tira de las orejas o el rabo, le mete los dedos en la boca o en los ojos o si al can le duele algo que el pequeño justamente toca, es fácil que el perro gruña, intente alejarse y envíe más señales hasta llegar al punto de marcar por detener la situación que le causa estrés, dolor, ansiedad o malestar.

Es esencial que en cuanto el pequeño puede empezar a comprender algunas cosas también le expliquemos cómo comunicarse bien con un can, a respetarlo y a identificar sus posturas y señales. Si educamos tanto a nuestra mascota, con una correcta socialización, y también educamos bien a nuestro hijo para que se relacione lo mejor posible con canes y respete su espacio y sus cosas, como juguetes y comida, conseguiremos que haya una buena convivencia y que sea muy beneficiosa para ambos. De esta forma evitaremos muchos errores en la comunicación y podremos prevenir que se den situaciones de agresión.

Qué hacer si mi perro gruñe o muerde a un niño

Si ya te has visto en esta situación y, por ejemplo, te preguntas "qué hacer si mi perro muerde a mi hijo" o "qué hacer si mi perro ha mordido a un niño", entonces presta atención a las siguientes líneas.

Lo primero es separar al can del pequeño y no hacerlo de forma agresiva, pues si nosotros respondemos con una agresión hacia el perro seguramente lo que lograremos será que se defienda. Lo mejor es cogerlo de la correa o el collar y retirarlo haciéndole ir hacia otro lado o bien llamar su atención de alguna forma.

Una vez alguien se ocupe de mantener al perro en una zona distinta, tendremos que revisar bien al niño para detectar si tiene alguna herida y, en caso de que le haya llegado a morder, tendremos que tratar al niño por la mordedura de perro y llevarlo a un centro médico para que revisen bien la herida.

La agresividad en los canes es un problema de conducta muy grave y aún lo es más cuando este comportamiento va dirigido a pequeños, pues se tratará de un problema de salud pública. Para evitar que una agresión o cualquier otro tipo de conducta negativa del perro hacia los niños se repita, será vital evitar el contacto de ese can con el niño en concreto durante un tiempo. Será adecuado buscar un hogar provisional para el can.

Seguidamente, hay que contactar con un profesional en el comportamiento canino, como un etólogo, para que así logremos corregir el problema con éxito. Nunca deberemos tratar de hacerlo por nuestra cuenta, pues existe el riesgo de que haya una nueva agresión.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento veterinario ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué mi perro ataca a los niños - ¡respuestas y soluciones!, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Mascotas.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Por qué mi perro ataca a los niños - ¡respuestas y soluciones!

¿Qué te ha parecido el artículo?

Por qué mi perro ataca a los niños - ¡respuestas y soluciones!
1 de 3
Por qué mi perro ataca a los niños - ¡respuestas y soluciones!