Compartir
Compartir en:

Por qué mi gata embarazada sangra

1 vez compartido
 
Por qué mi gata embarazada sangra

¿Tu mascota está preñada y te preocupa su salud? Es normal que cuando nuestra mascota está gestando nos preocupemos más de lo normal por su estado y por la salud de los cachorros. Normalmente, nos surgen muchas dudas sobre sus cuidados y sobre qué hacer o no en ciertos casos o cuándo acudir al veterinario. Por ejemplo, una de las situaciones que más preocupa a los que conviven con gatas gestantes y las cuidan es el hecho de que en algún momento durante este proceso sangren.

Así, si este es tu caso y tienes la duda sobre: por qué mi gata embarazada sangra, tranquilo es normal que te lo preguntes, que te asuste y que no sepas muy bien cómo actuar. Por este motivo, en este artículo de unCOMO vamos a contarte los motivos por los que se puede dar sangrado en una hembra preñada, entre muchos más detalles útiles en esta situación.

También te puede interesar: Cómo saber si mi gata está embarazada

Por qué una gata embarazada sangra

Si te preguntas a qué se debe el sangrado en tu mascota gestante, debes prestar atención a diversos factores como el momento de la gestación en el que se encuentra, el aspecto del fluido que expulsa o su estado de salud en general. Por lo tanto, fijándonos en varios factores, la respuesta a tu duda sobre por qué mi gata embarazada sangra es que existen principalmente dos causas que pueden originar este sangrado vaginal. Las principales causas por las que una hembra de gato preñada sangra son que el parto comienza o se produce un aborto.

Por lo tanto, este signo puede ser un síntoma de problemas en el embarazo, cuando se trate de un aborto o un adelanto del alumbramiento. Asimismo, puede tratarse de una condición o afección que está afectando a su salud, por lo que es vital contactar con el veterinario para que le realice alguna prueba.

Así, si observas que tu gatita expulsa algo de sangre por su vulva mientras está gestante, tienes que fijarte en el tono del color y en si hay mucosidad que la acompaña o no. De hecho, este sangrado puede presentar dos tonalidades: el rojo en el que también puede haber mucosidad normal, o el rojo oscuro, algo marrón, acompañado de mucosidad verdosa y pus.

Sangrado rojo en las primeras semanas del embarazo

Es habitual que cuando se da sangrado de la hembra preñada se trate de sangre de color rojo, sobre todo si está en las primeras semanas de gestación. Si se encuentra al principio del embarazo, entonces será un sangrado parecido a cuando tiene el celo y que puede durar entre 2 y 4 días. En este caso se trata de un aborto, es decir uno de los cachorros ha fallecido y el cuerpo de la hembra lo elimina para poder seguir con la gestación de los demás y para no correr riesgos de salud.

De hecho, como los fetos aún están muy poco formados, el cuerpo de la hembra es capaz de reabsorber los tejidos del feto que ha resultado ser inviable pero, a veces, este proceso va acompañado de un poco de sangre u otros residuos de tejidos, consiguiendo no dañar al resto de gatitos. En este caso nuestra mascota, en principio, estará sana y no tiene por qué pasar nada con su estado de salud, pero es aconsejable que un veterinario la revise para quedarnos tranquilos o actuar de forma pronta si sucede algo más.

Asimismo, no hay un tratamiento a seguir en estos casos, ya que es un proceso natural y del que tu mascota puede recuperarse sola sin problemas, con los cuidados habituales de una hembra gestante.

Sangrado rojo pasada la mitad del emabarazo

Pero, si tu gata embarazada mancha sangre rojiza estando en una fase algo avanzada de la gestación o ya en el final de esta, entonces es probable que comience el parto. Así, si aún le quedaba alguna semana de embarazo se habrá producido un adelanto del parto pero si ya estaba en los días cercanos a cumplir con el proceso gestante, entonces no hay de qué preocuparse ya que se dará en un momento adecuado.

Si se trata de una adelanto, es mejor que contactemos con nuestro veterinario habitual para que revise a nuestra mascota y supervise el proceso de alumbramiento, en el que es probable que algunos gatitos salgan más pequeños de lo normal.

Asimismo, para saber que una hembra está de parto, otro indicador que nos señalará que ha llegado el momento es que junto a un ligero sangrado aparece mucosidad, es decir, en que la hembra estará expulsando el tapón mucoso, el equivalente a romper agua en las mujeres.

Sangrado oscuro en una gata embarazada

Otro caso distinto a los anteriores es cuando tu mascota expulsa sangre oscura, mucosidad verdosa o incluso pus. En esta situación debes contactar cuanto antes con el especialista, ya que es un caso grave en el que no solo puede tratarse de un aborto, sino que es probable que haya una infección y la vida de tu mascota está en peligro.

Puede que varios fetos hayan resultado inviables y que, ya sea por la cantidad o por el estado avanzado de estos, el cuerpo de tu mascota no haya podido reabsorberlos ni expulsarlos debidamente.

Además, puede ser que el problema sea una infección de útero, lo cual suele pasar cuando en vez de reabsorberse el feto o momificarse, este se esté pudriendo. Solo el veterinario puede decir con certeza cuál es el origen del problema y cuál es la mejor solución, así que debes dirigirte a él de forma pronta.

Qué hacer si mi gata embarazada sangra

Como nosotros no podemos hacer nada desde casa por detener un sangrado vaginal en nuestra mascota, el cual según varios aspectos puede no tener importancia o sí puede tratarse de algo más grave, lo mejor que podemos hacer es llevar a nuestro gato al veterinario, sobre todo si el sangrado es oscuro o verdoso.

Permite que el especialista la revise y le realice las pruebas que sean necesarias, desde ecografías y radiografías hasta análisis de sangre y orina. Solo de este modo podrá saber lo que le pasa a tu compañera felina y cuál es su estado de salud actual y el de los cachorros.

Así, según cuál sea el diagnóstico del especialista deberás seguir sus indicaciones, entre las cuales es probable que se encuentren las siguientes:

  • En caso de aborto natural en las primeras semanas es posible que todo esté correcto y no haya de qué preocuparse.
  • Si hay infección seguramente proponga un tratamiento antibiótico.
  • También es posible que según el estado de los pequeños y el de tu mascota, el veterinario decida que es mejor adelantar el alumbramiento o realizar una cesárea.
  • Si todos los fetos han resultado inviables habrá que realizarle una cirugía para extraerlos, sobre todo si están causando una infección a la hembra u otros problemas de salud.

Cuándo acudir al veterinario con mi gata preñada

Es vital reconocer aquellos momentos en los que debemos llevar a nuestra mascota al veterinario, especialmente si está gestando, para asegurarnos de su buen estado de salud, y en caso de embarazo también del de los cachorros. Por lo tanto, a continuación te indicamos cuándo debes ir al veterinario con tu mascota embarazada:

  • En el momento en que te enteres de que está embarazada o si observas algunos síntomas que indican la posibilidad de ello.
  • Si observas cualquier cambio físico o en su conducta, como decaimiento, falta de apetito, un lamido excesivo en sus zona genital, etc. Asimismo, si conoces cómo saber si tu gato tiene fiebre y detectas que es así o si simplemente crees que pudiera tenerla, ve al especialista cuanto antes ya que es un claro síntoma de que su organismo está combatiendo algún problema.
  • Cuando toquen las revisiones tanto rutinarias como las que se citen expresamente para el seguimiento de la gestación de los gatitos.
  • En caso de que durante la gestación tu mascota sangre, ya sea de un color rojizo o de un color oscuro. Además, deberás acudir con más rapidez si hay mucosidad verdosa o pus, ya que probablemente haya una infección.
  • En este caso, el especialista no solo te sabrá decir cuál es el estado de salud de tu mascota, sino que también podrá hacer pruebas para saber si los gatitos siguen vivos o algunos ya no, aunque a veces cuesta saberlo con certeza, pero está claro que en casa no tenemos los medios para intentar averiguarlo. Por ello, es posible que si hay dificultades para verlo bien te diga de realizar más pruebas o incluso esperar un par de días más una vez controlado el problema de la sangre.
  • En cuanto te des cuenta de que ha comenzado el alumbramiento deberás intentar supervisarlo para, si se diera alguna complicación o problema, poder avisar cuanto antes al veterinario. Aunque, si quieres quedarte más tranquilo puedes buscar a un especialista que asista el parto.
  • Asimismo, si comienza el parto, tu peluda tiene contracciones y en un par de horas no ha comenzado a salir ningún cachorro es importante que avises al especialista por si fuera necesario practicar una cesárea.

Ahora que ya conoces las razones por las que tu peluda puede sangrar durante su embarazo y qué debes hacer si esto sucede, tendrás que pensar en el bienestar de los gatitos que al final del embarazo van ha llegar. Así, te aconsejamos que les encuentres un hogar adecuado a todos ellos y que te informes al máximo sobre cómo cuidar a un gato recién nacido y otros aspectos importantes como conocer cuándo abren los ojos los gatos recién nacidos.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento veterinario ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué mi gata embarazada sangra, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Mascotas.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Por qué mi gata embarazada sangra

¿Qué te ha parecido el artículo?

Por qué mi gata embarazada sangra
1 de 5
Por qué mi gata embarazada sangra