Compartir
Compartir en:

Por qué a mi perro le cuesta respirar

Por qué a mi perro le cuesta respirar

Al igual que los seres humanos los perros pueden padecer disnea (dificultad para respirar) y pueden llegar a ahogarse. Es importantísimo que si notas algún problema de respiración en tu mascota acudas de inmediato al veterinario ya que la respiración es vital y cualquier problema en el sistema respiratorio puede poner en riesgo su vida. Es cierto que hay algunas razas que tienen cierta tendencia a estos problemas respiratorios como los bulldog (francés e inglés) o el bóxer, entre otros, pero no significa que siempre vayan a padecer estos problemas. También hay que tener en cuenta la salud alimentaria de nuestro canino, ya que si el perro pesa más de lo debido podría cansarse más fácilmente.

En este artículo de unCOMO damos respuesta a una duda frecuente entre los que conviven con canes: ¿por qué a mi perro le cuesta respirar? A continuación te contamos las razones que provocan problemas respiratorios a los perros y cómo solucionarlo.

También te puede interesar: Qué hacer si a mi perro le muerde otro perro

Cómo detectar problemas respiratorios en mi perro

La respiración en los perros es muy importante, puede que incluso más que en las personas ya que además de proporcionarles el oxigeno cuando tienen calor los perros utilizan el jadeo como transpiración a través de la lengua para calmarse. Por lo tanto si hace calor o estáis de paseo y tu perro jadea no es un síntoma alarmante.

Sin embargo, sí que tienes que estar pendiente si tu perro padece alguno de los síntomas que vamos a comentar a continuación. Puede haber dos tipos de respiración: disnea y taquipnea. La disnea es la dificultad al respirar y la taquipnea es cuando la respiración es excesivamente rápida y dependiendo de los síntomas puede ser debido a una u otra causa. Para saber si tu perro sufre algún problema respiratorio tienes que detectar alguno de estos síntomas:

  • Al respirar hacer sonidos muy fuertes.
  • No ladra bien o ha perdido la voz.
  • Cuando respira se le mueve mucho el abdomen y el pecho. Normalmente al respirar a los perros se les mueve el pecho pero no es común si ves a tu perro tumbado que notes intensamente esa movilidad.
  • Lo mismo ocurre con las fosas nasales. Parece un pequeño detalle pero puedes saber si tiene algún problema si sus fosas nasales se abren demasiado al respirar.
  • Cuando notas que necesita cambiar de postura y escuchas su respiración diferente al estar en una postura u otra.
  • Si respira con la boca abierta puede que le esté costando.
  • La respiración es más acelerada de lo normal.
  • Tiene tos constante o fuerte.

Los problemas respiratorios en los perros pueden ocurrir a cualquier edad y en cuanto notes algún síntoma extraño en su respiración es imprescindible que acudas al veterinario con urgencia ya que podría significar alguna enfermedad respiratoria o cardiovascular y poner en riesgo su vida. A continuación te explicamos cuáles son las posibles causas y enfermedades respiratorias más comunes en los perros.

Cuerpo extraño

Puede que tu perro se haya tragado algún juguete, piedra o cualquier objeto que haya encontrado y mordiendo o jugando se le haya quedado atascado en la garganta. Si notas que tu perro intenta expulsarlo o tose y le cuesta respirar acude de inmediato al veterinario para que puedan extraerlo cuanto antes. Esta es la causa más común que puede provocar asfixia en tu mascota.

Tos de las perreras

Se la llama así porque los perros se contagian unos a otros y es muy común en estos sitios. La tos de las perreras es una infección de la faringe y los bronquios causada por bacterias o virus. Si tu perro la padece puedes encontrar que tiene tos constante y seca, además, puede tener mocos o secreción nasal líquida. En algunos perros puede provocar también estornudos o incluso vómitos, pero no siempre. Si, por ejemplo, te vas de viaje y tienes que dejar a tu perro en algún centro de cuidados junto con otros perros puedes vacunarle de esta enfermedad para que no se contagie. No significa que siempre que estén junto a otros perros se enfermen pero es mejor prevenir. El tratamiento se basa en antibióticos que le ayudarán a eliminarlas bacterias de su cuerpo.

Colapso de la tráquea

También se llama síndrome de dificultad respiratoria. Es muy común en razas de perros pequeños como en los Chihuahua o los Yorkshire e incluso en los caniche Toy o perros más pequeños de lo normal. Se trata de un estrechamiento de la tráquea en algún punto de esta que le dificulta la respiración y le provoca tos, ya que el aire no puede ni entrar ni salir. Estas razas de perros tienen tendencia a esta enfermedad y con la edad va a peor. Se les puede operar, pero la cirugía tampoco da grandes resultados aunque algo mejora, pero es inevitable que lo padezca y más cuando se hacen viejos. Tienes que tener esto en cuenta si quieres tener un perro de estas razas.

Traqueítis

La traqueítis es una inflamación de la tráquea que puede estar causada o porque tu perro haya estado ladrando tanto que se haya irritado la faringe o porque se haya tragado algún cuerpo extraño y éste le haya irritado. No suele ser fácil de detectar pero si notas que tu perro tose o crees que ha podido clavarse algo en la garganta es conveniente que acudas a tu veterinario para que le de algo que le desinflame la zona y le quite el dolor.

Edema de pulmón

Esta es la enfermedad respiratoria más peligrosa que puede tener tu mascota. Se trata de una acumulación de líquido en los pulmones que suele ser sangre. Esto se debe, normalmente, a problemas del corazón por lo que si tu perro ha tenido o padece alguna enfermedad del corazón que haga que no bombee adecuadamente puede llegar a padecer un edema pulmonar. Cuando un perro tiene esta patología suele tener una respiración muy acelerada y tos que puede incluir sangre. Lo más seguro es que el veterinario tenga que ingresar a tu perro para hacerle pruebas y tratarle y después necesitará reposo.

Bronquitis

La bronquitis puede deberse a varias causas. Puede que tu perro tenga alergia y esto le provoque bronquitis. También puede ser porque haya inhalado humo o debido a alguna bacteria, entonces sería bronquitis infecciosa. La bronquitis se detecta por una tos seca, sobre todo si es alérgica.

Como hemos visto la mayoría de patologías cursan con tos, a veces seca o fuerte y otras acompañada de mucosidad. No es la única característica como hemos visto, por lo que ante cualquier síntoma extraño lo mejor es visitar al veterinario para que le realice las pruebas pertinentes y pueda tratarlo de la mejor manera.

Perros braquicéfalos

Los perros braquicéfalos son aquellos que tienen la cabeza muy corta y achatada con un hocico pequeño que no sobresale. Los más conocidos son los bulldogs tanto francés como inglés pero también se encuentran dentro de este grupo el bóxer, el carlino o pug o el shi tzu, entre otros.

Estos perros suelen tener más problemas de respiración debido a que pueden desarrollar la enfermedad que lleva su nombre, el síndrome braquicéfalo. No significa que todos los perros de estas características vayan a padecerlo o que sea igual en todos, pero sí que tienen más tendencia a ello.

Su problema radica en que al tener la cabeza y el hocico tan achatados los órganos y tejidos que forman su boca y aparato respiratorio están en un espacio más pequeño y tienen que adaptarse. Esto hace que estas razas tengan más predisposición a los ronquidos o al jadeo.

Síntomas de problemas respiratorios en braquicéfalos

Los síntomas que puedes detectar, además de los ronquidos, que es algo más común son que tenga dificultad para respirar, que se cansen demasiado o sientan fatiga, que tengan vómitos o unas babas blancas por la zona de la boca o que tengan las encías azuladas. Estos síntomas son determinantes puesto que no son tan normales y, por eso, si tienes un perro de esta raza y presenta alguno de ellos es recomendable que visites al veterinario. Las encías o lengua azul determina una falta de oxígeno, por lo que no esta llegando bien a todas las zonas.

Tratamiento del síndrome braquicéfalo

Y ¿qué ocurre en este síndrome?. Se caracteriza porque presenta (no siempre) algunas condiciones como que tengan los orificios nasales muy pequeños o estrechos, que el conducto que va desde la nariz hasta la boca tenga una forma diferente por su adaptación al espacio pequeño, que el paladar se alargue y pueda bloquear las vías respiratorias o que se produzca un colapso de faringe. No siempre ocurren pero todas estas características les provocan una dificultad para respirar constante.

¿Y cómo trato a mi perro si lo padece? El veterinario te puede dar varias opciones dependiendo del problema que tenga tu perro, pero algunas de las más comunes son los fármacos broncodilatadores que le ayudarán en la respiración o bien una cirugía mediante la cual se corrijan algunos defectos de formación. No por ello tienes que tener miedo de tener una raza de estas características ya que, como hemos visto, no todos lo padecen y tiene posibles soluciones y tratamientos.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento veterinario ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué a mi perro le cuesta respirar, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Mascotas.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Por qué a mi perro le cuesta respirar

¿Qué te ha parecido el artículo?

Por qué a mi perro le cuesta respirar
1 de 6
Por qué a mi perro le cuesta respirar