Compartir
Compartir en:

Por qué a mi gato le lloran los ojos

1 vez compartido
 
Por qué a mi gato le lloran los ojos

¿Has visto que a tu gato le lagrimean los ojos? Muchas veces podemos observar que los ojos de nuestra mascota tienen alguna lágrima lo cual puede deberse simplemente a la lubricación del ojo. Pero cuando se trata de que sus ojos lagrimean mucho puede pasarle algo que debemos observar y tratar si es necesario para evitar que haya complicaciones en su salud ocular. Además, si estas lágrimas son espesas y de un color amarillento, verdoso o marrón, entonces se tratará de legañas con algún tipo de afectación como una infección o una obstrucción en las vías de los lagrimales.

Si las lágrimas son pocas y no se deben a nada preocupante normalmente se soluciona limpiándole bien los ojos. Pero si se trata el problema persiste, hay coloración o se observa alguna herida hay que acudir de inmediato al veterinario. Pero, si en alguna ocasión te has preguntado ¿por qué a mi gato le lloran los ojos?, entonces sigue leyendo este artículo de unCOMO en el que te contamos todas las posibles causas y qué hacer en cada caso para que puedas cuidar de la mejor forma posible de tu mascota.

Alergias

Una de las causas principales por las que los ojos de un gato pueden lagrimear muy a menudo es sufrir alergias. Así que si alguna vez has visto a tu mascota y has pensado: a mi gato le llora un ojo y estornuda, aunque también puede pasar en ambos ojos a la vez, lo más probable es que algo le haya dado alergia, ya sea puntual y pasajera o que lleve un tiempo padeciéndola o se le haya vuelto crónica.

Algunos de los alérgenos más comunes son el polen de las plantas que tenemos en casa o de los árboles y plantas de la calle o zonas por las que pasee nuestra mascota, la acumulación de polvo, el polvo de la tierra del arenero, el uso de productos de limpieza, el uso de colonias fuertes tanto en nosotros mismos como en nuestra mascota, etcétera. Así, si tu gato tiene alergia, notarás que estornuda, tose, tiene secreción ocular y picor en la cara entre otros.

En este caso deberás llevar a tu compañero al veterinario para que le haga pruebas y detectar así cuál es el causante de la alergia para poder fijar un tratamiento adecuado. Asimismo, tendrás que retirar de su entorno lo que le esté produciendo este malestar.

Objeto extraño en el ojo

En el caso de que las lágrimas sean puntuales, de color transparente o muy claro y sean líquidas y para nada espesas, entonces, es posible que el problema que tiene tu peludo sea que le ha entrado algo en el ojo, tenga algún pequeño objeto o partícula atascado, se le haya hecho una pequeña herida que puede ser imperceptible a simple vista.

Puede tratarse de una pestaña que se le ha caído y se le ha quedado atascada, puede ser que algún pelo le haya entrado en el ojo o bien sea una mota de polvo. Pero también puede darse el caso de que jugando le haya entrado la parte de un juguete, una pluma o un hilo, o que correteando fuera de casa una brizna de hierba se le haya metido y le haya producido una irritación o una pequeña herida, provocando un lagrimeo puntual del ojo afectado.

Deberás dejar que el propio ojo se limpie con el lagrimeo, ya que así logrará expulsar el objeto que produce molestias. Pero si ves que tarda en dejar de molestarle, puedes limpiarle el ojo con un poco de suero fisiológico y asegurarte de que no tiene una herida. Si ves que pasadas unas horas le sigue molestando, se frota mucho o que pasados unos días el lagrimeo continúa, tendrás que llevarlo al especialista para que lo revise.

Obstrucción del lagrimal

La obstrucción del lagrimal o epífora se da cuando el lagrimal, encargado de drenar las lágrimas y la lubricación normal del glóbulo ocular, queda atascado o bloqueado ya sea por una infección, pestañas que se han caído y atascado o que crecen hacia adentro, alguna herida o por oclusión debida a una alergia o a un problema genético. Además, los gatos con la cara chata, es decir los felinos braquicéfalos, como los persas o algunos himalayos son propensos a padecer epíforas.

Puede darse en un solo ojo, en tal caso observaremos que solo un ojo secreta muchas lágrimas manchando el pelaje del felino de un color oxidado e incluso acumula legañas muy marrones, o bien puede suceder en ambos ojos a la vez. Además, debido a la humedad constante y a la fácil acumulación de bacterias puede producirse una infección y una irritación de la piel del párpado.

Si detectas o sospechas de este problema en tu peludo deberás llevarlo al veterinario para que lo confirme aplicándole un líquido de contraste en los ojos y esperando para ver si fluye hacia la nariz y boca o si se queda atascado y, en este último caso, se confirmaría la epífora.

Si el especialista considera necesario algún tratamiento aparte de la limpieza normal de la zona ocular como un tratamiento antibiótico si se ha producido una infección u otros medicamentos como antiinflamatorios, entonces habrá que seguirlo al detalle para lograr una mejora de la salud de nuestra mascota. También es posible que en caso de tratarse de una obstrucción producida por una pestaña el especialista haga una pequeña intervención para retirarla y que tras recuperarse el ojo la epífora desaparezca y no vuelva a suceder.

Infección ocular

En el caso de que el lagrimeo no solo sea abundante sino que también presente un color amarillento o incluso verdoso o si es algo espeso, lo más probable es que tu compañero peludo padezca una infección en los ojos.

En este caso deberás limpiarle los ojos a tu gato con suero fisiológico y una gasa o compresa estéril, usando una para cada ojo. Retira de su entorno cualquier cosa que te parezca que haya podido producirle el problema, mantén limpios su cama, sus juguetes, arenero, comedero y bebedero. Evidentemente, tendrás que llevarlo al veterinario para que lo revise y le dé el tratamiento antibiótico más adecuado para su caso.

Otras causas de las lágrimas en los ojos de los gatos

Además de las causas antes comentadas que son las más comunes en estos casos, existen más motivos por los que a tu gato pueden llorarle los ojos:

  • El limpiador ocular que sueles usar es muy agresivo
  • Acumulación de polvo en casa
  • La arena de su arenero suelta mucho polvo
  • Una herida que se haya hecho jugando o con sus uñas
  • Golpe en esta zona al jugar
  • Uso de colonia para el gato la cual puede irritarle los ojos
  • Uso de ambientadores que irriten los ojos de tu mascota
  • Conjuntivits
  • Entropión o párpado girado hacia dentro del globo ocular

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento veterinario ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Por qué a mi gato le lloran los ojos, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Mascotas.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Por qué a mi gato le lloran los ojos

¿Qué te ha parecido el artículo?

Por qué a mi gato le lloran los ojos
1 de 4
Por qué a mi gato le lloran los ojos