Compartir

Mi perro se ahoga: por qué y qué hago

 
Por Alba.. 28 octubre 2020
Mi perro se ahoga: por qué y qué hago

¿Has notado alguna vez que tu perro tose o se ahoga? No dejes pasar por alto esto y acude al veterinario para que pueda tratarlo a tiempo y que no empeore, ya que algunas de las causas de este síntoma podrían acabar con la vida de tu can. Si has notado que tu perro se cansa fácilmente y se ahoga es posible que estés frente a un problema de corazón, entre los cuales los más frecuentes son la cardiomiopatía dilatada y la degeneración valvular. Otras causas que producen que un perro se ahogue son los problemas respiratorios y, aunque existen varias enfermedades a nivel respiratorio, las más frecuentes por las que tu can presenta este síntoma suelen ser la laringitis, la traqueítis y la bronquitis, así como la neumonía, el edema pulmonar y el síndrome braquiocefálico. No obstante, hay más posibles causas, como el golpe de calor y más.

En este artículo de unCOMO damos respuesta a la duda de "¿por qué mi perro se ahoga y que hago?", así que sigue leyendo porque te explicamos las causas y también cómo realizar los primeros auxilios en caso de atragantamiento o ahogamiento para poder salvar a tu can en una situación crítica.

También te puede interesar: Por qué mi perro estornuda

Cardiomiopatía dilatada en perros

Es frecuente en perros grandes y de edad media, principalmente de las razas cocker, bóxer y doberman. En esta patología crónica hay un fallo en la contractibilidad del miocardio y siempre queda un residuo de sangre en el ventrículo tras la sístole. Para compensar esto, el corazón se dilata cada vez más y esto hace que el cuadro empeore. Los mecanismos compensatorios retrasan los síntomas pero agravan la enfermedad y provocan que cuando el perro muestre síntomas la enfermedad esté avanzada.

Esto da como resultado un corazón globoso, incapaz de contraerse eficazmente. Los síntomas son:

  • Tos.
  • Edema pulmonar.
  • Soplos.
  • Debilidad.
  • Cansancio rápido.

En consecuencia de estos síntomas y del problema en sí, otro de los signos más notorios de la cardiomiopatía dilatada en perros es el ahogo.

El veterinario se encargará de realizar el diagnóstico mediante radiografía, ecografía y electrocardiograma para valorar la gravedad y aplicar el tratamiento que suele consistir en diuréticos para disminuir los edemas, un medicamento llamado pimobendan para mejorar la contractibilidad y como vasodilatador e IECAs, que son vasodilatadores y también disminuyen la retención de agua. Además si hay arritmias se deberá tratar con lidocaína o similar.

Mi perro se ahoga: por qué y qué hago - Cardiomiopatía dilatada en perros

Degeneración valvular

Es frecuente en perros pequeños y de edad avanzada, principalmente de la raza caniche, teckel, chihuahua o mestizos. El problema de estos corazones recae sobre las válvulas del corazón, principalmente la mitral. Estas válvulas no cierran correctamente y provocan un reflujo de sangre a las aurículas. Esto en consecuencia provoca que la sangre que sale del corazón sea insuficiente y se desencadenan mecanismos compensatorios, como en el caso anterior. El resultado es también un agrandamiento de corazón, que no es capaz de bombear la sangre suficiente. Los síntomas son casi los mismos que en la cardiomiopatía dilatada y se trata con diuréticos y IECAs.

Cualquier insuficiencia cardíaca puede provocar la falta de oxígeno en el perro y su ahogo. La tos cardíaca se produce por congestión pulmonar y porque el corazón está tan grande que presiona la tráquea. Por eso es frecuente que frente a esto la tos se presente más frecuentemente por la noche, porque al estar tumbado, la presión ejercida es mayor y por ello en ocasiones los perros que tienen este problema se cansan y se ahogan con facilidad.

Aquí te contamos más sobre Cómo saber si mi perro tiene problemas del corazón.

Mi perro se ahoga: por qué y qué hago - Degeneración valvular

Laringitis, traqueítis y bronquitis

Otras de las razones por las que un perro se ahoga, son la laringitis, la traqueítis y la bronquitis. Se trata de la inflamación de la mucosa de las distintas partes del aparato respiratorio. Generalmente, son infecciones bacterianas, víricas o fúngicas y requerirán un tratamiento específico según el tipo de microorganismos, además de mucolíticos.

Esta inflamación produce tos con o sin moco. Es mejor tratarla cuanto antes y correctamente, de lo contrario podría cronificarse y el perro se ahogará más, dificultando su día a día o incluso apareciendo problemas secundarios más graves. Es frecuente en perros pequeños un estrechamiento traqueal que produce una traqueítis crónica, con tos y ahogamiento, pudiendo llegar a provocar un colapso traqueal.

Las enfermedades conocidas como tos de las perreras o gripe canina afectarían a este nivel. Aquí te contamos Cómo tratar la tos de las perreras.

Neumonía en perros

Es la inflamación de las estructuras pulmonares, por lo que un perro se ahogue al tener neumonía es muy normal y es uno de los síntomas que no alertan de este problema que hay que tratar cuanto antes. Puede valorarse su gravedad mediante radiografías de la zona de los pulmones, auscultación y comprobando si hay fiebre.

La causa y el tratamiento de la neumonía en perros serán como en el anterior problema. En ocasiones se empieza por un antibiótico de amplio espectro y si no hay mejoría debería hacerse un cultivo y las pruebas específicas para determinar cuál es el antibiótico de elección. Los corticoides y teofilina suelen mejorar el cuadro disminuyendo la inflamación y dilatando los bronquios.

Mi perro se ahoga: por qué y qué hago - Neumonía en perros

Edema pulmonar

Se produce cuando el pulmón se llena de líquido impidiendo la oxigenación de la sangre. Hay muchas causas probables: enfermedad cardíaca, renal, hepática, traumatismos, infecciones graves...

El tratamiento comienza con diuréticos para reducir el edema y administración de oxígeno. El veterinario valorará lo que más hay que hacer en función de cuál vea que ha sido la causa principal del edema que hace que el perro se ahogue.

Síndrome braquicefálico

Se produce en razas con la cabeza más ancha que larga (bulldog, carlino o pug, bóxer...), es decir, que tienen la cara aplanada. Esto provoca que el paladar sea más ancho de lo normal y pueda obstruir las vías respiratorias, además los ollares suelen ser estrechos y no captan una cantidad suficiente de aire. Así que, la capacidad respiratoria de estos perros es de por sí mucho menor de lo normal. Los síntomas son ahogo por poco esfuerzo, ronquidos, toses, intolerancia al ejercicio, jadeo constante, síncopes...

La mejor opción es la cirugía preventiva que consiste en la ampliación de la apertura delos ollares y acortamiento del paladar blando. Detectar este problema prematuramente y operar al can mejora mucho la calidad de vida de este. Aquí puedes aprender más sobre Qué es un perro braquicéfalo.

Mi perro se ahoga: por qué y qué hago - Síndrome braquicefálico

Golpe de calor en perros

Con las altas temperaturas tu perro podría sufrir un golpe de calor si queda demasiado tiempo expuesto al sol. Este problema sucede debido a una subida de la temperatura corporal y hay que actuar rápido, ya que de lo contrario el perro podría ahogarse.

Si has notado que tu perro está sufriendo un golpe de calor, cógelo y llévalo a un lugar fresco, aireado y resguardado del sol para intentar bajar su temperatura lo antes posible. En primer lugar aplica paños mojados con agua fresca sobre la cabeza, cuello, axilas y abdomen del can. Procura que no esté demasiado fría, ya que el objetivo es bajar su temperatura paulatinamente. Seguidamente aplica agua fría en sus almohadillas de los pies e invítalo a beber, puedes darle tú con una jeringa de vez en cuando siempre que él lo consienta. Toma su temperatura de vez en cuando y asegúrate de que vuelve a la normalidad (38-39). Si ves que no mejora o que tu can está inconsciente y se ahoga acude rápidamente al veterinario para que pueda ayudarlo.

Te recomendamos leer este otro post sobre los Síntomas y tratamiento del golpe de calor en perros.

Mi perro se ahoga: por qué y qué hago - Golpe de calor en perros

Otras causas por las que tu perro se ahoga

Estas son otras causas que producen ahogo en perros:

  • Cuerpos extraños en el aparato respiratorio: otra causa por la que tu perro puede toser y ahogarse es debido a la aspiración de algún objeto extraño, el cual puede estar obstruyendo la laringe produciendo tos, ahogo y en ocasiones asfixia. Ante esto se debe realizar los primeros auxilios para un perro que se ahoga, la cual explicamos a continuación para intentar que el perro expulse el objeto que ha quedado atorado y no le deja respirar correctamente.
  • Intoxicación: ante una intoxicación el can puede sufrir vómitos y diarreas, en ocasiones sanguinolentas, debilidad, pérdida de apetito, convulsiones, asfixia... Ante esto deberás acudir al veterinario rápidamente para que pueda depurar el organismo del animal lo antes posible con el fin de evitar que pierda la vida. Si has podido ver como tu amigo ingiere una sustancia tóxica para él y no han pasado más de tres horas desde entonces pues intentar inducirle el vómito haciéndole beber agua oxigenada.
  • Alergias: una reacción alérgica también puede producir que el perro se ahogue. Será el veterinario el encargado de administrar el tratamiento correcto. Aquí te contamos Cómo saber si mi perro tiene alergia.

Qué hacer si mi perro se ahoga

La mejor opción si has notado que tu perro se cansa demasiado rápido o se ahoga es acudir al veterinario lo antes posible para buscar patologías graves, ya que si las hay, cuanto antes se aplique el tratamiento mejor calidad de vida tendrá tu peludo.

Si sabes con exactitud que tu perro ha podido sufrir un golpe de calor, se ha atragantado con un objeto extraño o cualquier causa de las anteriores donde no tengas un veterinario cerca y puedas intentar ayudar a tu can, prueba a hacer las maniobras de rescate respiratorio o los pasos a seguir ante un golpe de calor, seguidamente lleva a tu can al veterinario para que pueda comprobar que todo está bien.

Mi perro se ahoga: por qué y qué hago - Qué hacer si mi perro se ahoga

Maniobra de Heimlich en perros

La maniobra de Heimlich en perros es una técnica consiste en producir la expulsión por la boca de cualquier objeto que haya quedado atorado en el tracto respiratorio del animal, normalmente a la altura de la laringe o la tráquea, y esté produciendo que se ahogue. Sigue estos pasos para hacer la maniobra de Heimlich en perros:

  1. Coge a tu can desde atrás, colocando su espalda en tu pecho y rodeándole la cintura.
  2. Manteniendo al perro de pie busca la boca de su estómago, que se encuentra en la parte baja y central de las costillas, justo donde acaba el esternón y se nota un leve hueco.
  3. Coloca tres o cuatro dedos sobre la boca de su estómago si el perro es pequeño o coloca el puño si el perro es grande.
  4. Con la otra mano debes aplicar presiones sobre tu mano colocada en este punto concreto. Deben ser presiones fuertes y firmes y tú o alguien que esté contigo tendrá que revisando de vez en cuando si el objeto ya ha sido expulsado por la boca.

Reanimación cardiopulmonar en perros

La reanimación cardiopulmonar en perros o respiración de rescate en perros solo debe aplicarse en caso de que el perro se haya estado ahogando hasta el punto de que ya no respire y si tampoco escuchas o notas sus latidos.

  1. Tumba a tu can sobre su lado derecho, que el lado izquierdo (en el que está el corazón) quede mirando hacia ti, y estira su lengua hasta dejarla lo más exteriorizada que puedas y hacia un lado.
  2. Realiza un masaje cardíaco. Coloca una mano sobre la otra entre el tercer y quinto espacio intercostal. Para localizar más fácilmente este punto, flexiona la pata delantera del perro y mira en qué punto toca el codo en el pecho; esta es la altura a la que se encuentra el corazón.
  3. Comienza a realizar compresiones en el lugar mencionado y luego haz las respiraciones. Para ello, agarra el hocico del perro de forma que puedas rodear bien con las manos su nariz para insuflarle el aire cunado espires fuerte. Coloca las manos de forma que veas que no pueda escaparse apenas aire por ahí, para que entre el máximo directamente.
  4. Por cada 15 compresiones realiza 5 respiraciones si el perro es grande y por cada 10 compresiones 3 respiraciones si el perro es pequeño, así sucesivamente hasta que el can vuelva a respirar por sí solo. En cuanto puedas, llama al veterinario y acude a la consulta para que revise el estado de tu perro.
Mi perro se ahoga: por qué y qué hago - Reanimación cardiopulmonar en perros

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi perro se ahoga: por qué y qué hago, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Mascotas.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Mi perro se ahoga: por qué y qué hago
1 de 8
Mi perro se ahoga: por qué y qué hago

Volver arriba