Compartir

Mi perra está embarazada y no quiere comer, ¿es normal?

Mi perra está embarazada y no quiere comer, ¿es normal?

La gestación de una perra dura entre 58 a 68 días y sufre grandes cambios. No solo le aumenta la barriga y duerme más, sino que su apetito va cambiando, igual que sus preferencias por ciertos alimentos. Esto se debe a que el organismo sufre diversos cambios a lo largo de este periodo, en sus distintas etapas tiene distintas necesidades, y la alimentación es uno de los factores que más van cambiando.

Si tu peluda está preñada puede que te hayas dado cuenta de que no come igual que antes e, incluso, que pasa horas y horas sin comer nada. Es posible entonces que te preguntes: “mi perra está embarazada y no quiere comer, ¿es normal?”. En unCOMO queremos desvelarte la respuesta y aclarar más dudas sobre este tema y, por ello, hemos preparado este artículo.

También te puede interesar: Cómo saber si mi perra está embarazada

¿Es normal que mi perra embarazada no quiera comer?

Ante todo, vamos a aclarar la duda principal sobre “Mi perra está embarazada y no quiere comer, ¿es normal?”. Lo cierto es que hay diversas causas y situaciones y, en la causa más habitual de este problema es normal que una perra embrazada no quiera comer en ciertos ratos, o pocos días, en los cuales coma muy poco o se pase muchas horas sin probar bocado. El motivo de la pérdida de apetito en una perra preñada son las náuseas que tienen las perras embarazadas y que pueden derivar en vómitos, pues les sucede como a las mujeres durante el embarazo.

Así, cuando a una perra le duele la barriga o el estómago es totalmente normal que no le apetezca probar bocado hasta encontrarse mejor. Las náuseas suelen aparecer a partir de las 3 semanas de gestación, por lo que si no quiere comer igual que antes a partir de la tercera semana es normal, si lo hace en las dos primeras ya no lo es tanto y se aconseja ir cuanto antes al veterinario por si la causa fuera otra y sea necesario tratarla en breve.

Mi perra está embarazada y no quiere comer, ¿es normal? - ¿Es normal que mi perra embarazada no quiera comer?

Por qué mi perra embarazada no quiere comer – causas

Aparte, existen más causas por las que una perra embarazada no quiere comer y pierde el apetito:

  • Cuando una perra está preñada su actividad física disminuye, por lo que su cuerpo gasta la energía de forma distinta, centrándose en sacar adelante la gestación y mantener en buen estado a la madre y los cachorros. Por ello, puede que gaste menos cantidad de energía o bien, que la consuma de forma distinta y el organismo no demande tanto alimento o con contenido tan alto en ciertos nutrientes.
  • Los gustos de la perra por la comida pueden cambiar durante la preñez. Así, es probable que las preferencias de tu perra por la comida hayan cambiado y ya no le guste tanto el mismo pienso o comida casera que antes. Puede que ahora necesite consumir alimentos más calóricos de calidad, sobre todo con proteínas animales y minerales, como el calcio.
  • Aunque en ciertas etapas de la gestación sí aumenta su apetito y por tanto le damos más cantidad de comida, puede que le estemos dando cantidades excesivas de comida o que ya se encuentre en otra fase en la que no coma tanto o tenga muchas náuseas y, por ello, la cantidad que le ofrecemos no sea la adecuada y coma menos o muy poco en proporción.
  • Como cualquier otro can, puede que la perra tenga problemas de estómago, ya sea una afección pasajera como una gastroenteritis o algo más duradero o crónica, sobre todo si es un problema que ya padecía antes de la gestación, como tendencia a la acidez estomacal.

Qué hacer si mi perra embarazada no quiere comer

Cuando observas que tu peluda preñada no quiere alimentarse es necesario que sepas qué hacer al respecto para ayudarla. Estos son algunos consejos sobre qué hacer cuando una perra está embarazada y no quiere comer:

  • Si le ofreces comida que sabes que le gusta y ves que no le apetece no la fuerces, mejor ofrécele algo de agua y prueba con comida de dieta blanda, como arroz hervida y pechuga de pollo o pavo a la plancha, sin sal ni condimentos, y en poca cantidad.
  • Ofrécele las raciones de comida pequeñas, no le des alimento en exceso ni te obsesiones con que debe comer mucho por estar preñada. Es mejor que le des poca cantidad y cada poco rato. En vez de darle alimento dos o tres veces al día, ofrécele una cantidad pequeña cada hora y si se le abre el apetito dale más cantidad pero despacio.
  • Procura que siempre tenga fácil acceso a agua limpia y fresca abundante y que beba al ritmo que quiera. Eso sí, no dejes que beba mucha cantidad de golpe y rápido, pues la vomitará al poco rato, es mejor que beba poco a poco pero muchas veces a lo largo del día.
  • Es necesario adaptar la dieta para una perra embarazada, aportándole así lo que realmente va a necesitar su cuerpo y el de los pequeños para que la gestación se cumpla con éxito. Conoce mejor Cómo alimentar a una perra embarazada en este otro artículo de unCOMO.
  • ES muy importante que le marques una rutina de comidas, así como de salir a la calle, para que se acostumbre a un horario y esté más tranquila. Es preferible que le ofrezcas las comidas principales después de los paseos, pues seguramente tendrá más apetito por haberse movido un rato.
  • Cuando no coma más, es mejor que retires el alimento cuanto antes y lo guardes bien para la próxima comida o bien, si se ha empezado a secar, endurecer o a estropear de algún modo, será mejor que lo tires y no lo dejes ahí hasta la próxima toma. Acuérdate de limpiar bien los comederos cada vez.
  • Ayúdale a tener más apetito motivándola para que haga un poco más de ejercicio. Aunque no será bueno forzarla, pues no se trata de que se fortalezca o pierda peso, es necesario que la ayudes a moverse un mínimo al día para que se active bien su circulación y todo el organismo en general, lo que hará que tenga algo más de hambre, así como que haga mejor sus necesidades, entre otros beneficios.
  • Llévala al veterinario para las revisiones necesarias para el seguimiento de la gestación y del parto, el cual es mejor que sea atendido directamente por el veterinario. Pregúntale todo lo que necesites, te ayudará a aumentar el apetito de tu perra preñada, si cree que por salud es realmente necesario.

Cuándo llevar a mi perra embarazada al veterinario por no comer

Como hemos comentado, es necesario que haya varias visitas veterinarias a lo largo de la preñez y que asista el parto un veterinario. No obstante, también hay que conocer en qué momentos es necesario aparte de estos llevarla a una revisión o, incluso, a urgencias. Así, si te preguntas cuándo llevar a tu perra preñada al veterinario porque no quiere comer, toma nota:

  • Cuando haga 24 horas o más que no ha comida nada por su cuenta, es decir sin forzarla nosotros.
  • Cuando veamos que no bebe, no hay que dejar pasar ni las 24 horas, antes hay que llevarla al veterinario o urgencias veterinarias, es más importante el agua que el alimento en sí.
  • Cuando tenga vómitos y/o diarreas de forma seguida a lo largo de un día o en pocas horas.
  • Si tiene vómitos o diarreas con mucosidad, sangre y/o bilis.
  • Si además de no querer comer la ves apática, con malestar general, lloriquea o se queja, tiene fiebre, tiene flujo de color verdoso o sangra y/o tiembla mucho.

Te recomendamos que, además, leas este otro artículo informativo sobre Cómo cuidar a una perra embarazada.

Mi perra está embarazada y no quiere comer, ¿es normal? - Cuándo llevar a mi perra embarazada al veterinario por no comer

Si deseas leer más artículos parecidos a Mi perra está embarazada y no quiere comer, ¿es normal?, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Mascotas.

Escribir comentario sobre Mi perra está embarazada y no quiere comer, ¿es normal?

¿Qué te ha parecido el artículo?

Mi perra está embarazada y no quiere comer, ¿es normal?
1 de 3
Mi perra está embarazada y no quiere comer, ¿es normal?

Volver arriba