Compartir

Conejo holandés: características y cuidados

 
Por Elizabeth del Castillo. 30 julio 2019
Conejo holandés: características y cuidados

El conejo holandés, también conocido como conejo dutch, Hollander o Brabander, es un animal doméstico de apariencia adorable y pequeño tamaño, siendo además su versión miniatura (conejo holandés enano) una de las populares. Este pequeño mamífero resulta una excelente compañía para quienes desean tener una mascota dócil y cariñosa, así como fácil de cuidar.

Si estás pensando en adquirir o adoptar uno de estos adorables animales, es importante que conozcas, además de sus características morfológicas, qué cuidados necesitan y qué cosas debes tener en cuenta para darles una excelente calidad de vida. En unCOMO te vamos a contar todo lo que necesitas saber sobre las características y los cuidados del conejo holandés.

También te puede interesar: Cuáles son los tipos de conejo Belier

Cómo es el conejo holandés enano: características

El conejo holandés enano se caracteriza por, además de su tamaño, mucho más pequeño que el de cualquier conejo común, tener un pelaje muy característico. Y es que este posee una franja, normalmente de color blanco, que divide su cuerpo en dos partes.

Características físicas del conejo holandés enano

  • El color de su pelaje suele ser de color negro, marrón chocolate e, incluso, de color gris ceniza.
  • Su período de vida, dándole los cuidados adecuados, puede oscilar entre los 8 y 10 años de vida.
  • Su peso alcanza un mínimo de 1,5 kilogramos y un máximo de 2 kilos.
  • Sus orejas, terminadas en punta, son pequeñas si las comparamos con otras razas similares.
  • Sus ojos, saltones, le aportan un toque expresivo y peculiar.

Para conocer más sobre los rasgos físicos de estos pequeños mamíferos, te recomendamos este otro artículo de unCOMO sobre Cómo saber si un conejo es enano.

Carácter del conejo holandés enano o conejo dutch

  • Un carácter afable y muy cariñoso así como tranquilo. En el caso de las hembras, estas se muestran más independientes, necesitando, en algunos momentos, su propio espacio. Los machos, al contrario, son mucho más sociables y, siempre, buscan el contacto humano.
  • Una inteligencia que les permite aprender pequeños trucos. Con chuches o premios para conejos enanos y, un poco de paciencia, lograrás enseñarle pequeños trucos tales como, por ejemplo: tumbarse, acudir cuando le llames o, incluso, dejarse ponerse un arnés especial para salir a pasear.
Conejo holandés: características y cuidados - Cómo es el conejo holandés enano: características

Cómo cuidar al conejo holandés enano

Cuidar a un conejo holandés resulta fácil y no te requerirá demasiado tiempo. Si estás pensando en adquirir o adoptar uno como mascota para un niño o niña, es importante que ante todo, le enseñes que una mascota o animal de compañía es un ser vivo que dependerá de nosotros y nunca un juguete. Y que, como tal, debe ser tratado con cariño y cuidado. Para cuidar correctamente un conejo holandés enano tendrás que seguir las siguientes pautas:

Alimentación del conejo holandés

  • Siempre ponle a disposición una buena cantidad de heno. El heno es un elemento indispensable en la dieta de los conejos dutch ya que les ayuda a hacer la digestión y a evitar las indeseables bolas de pelo. A veces, estos animales dejan de comer este alimento y esto es una señal que hay que tener presenta, pues este forma parte de su base alimentaria. Aquí te explicamos Por qué un conejo no come heno.
  • Proporciónale agua fresca a lo largo del día para evitar que se deshidrate. Siempre ha de tener algo de agua limpia y fresca a su alcance.
  • Ofrécele pienso seco que, además de cereales, lleve plantas silvestres, verduras deshidratadas, flores y, por supuesto, vitaminas. Estos piensos hay que adquirirlos en tiendas especializadas en el cuidado animal, ya que están formulados para cubrir las necesidades reales de cada especie.
  • Incluye algún tipo de verdura jugosa, es decir que contenga algo de agua pero que tenga mucha fibra. Las zanahorias son una golosina excelente.
  • Evita darle alimentos tales como la lechuga en exceso, un poco de vez en cuando está bien pero no conviene que forme parte de su dieta base, a no ser que se la ofrezcas algo seca o deshidratada. El problema de los alimentos que contienen mucha agua es que los pequeños mamíferos, como los conejos, pueden comerlos e ingerir demasiada agua de una vez, lo que les produce fácilmente diarrea. En estos animales, la diarrea es peligrosa porque al ser tan pequeños se deshidratan en poco tiempo. Si esto le sucede a tu pequeño peludo, te recomendamos ir al veterinario cuanto antes e informarte mejor aquí sobre Qué hacer si mi conejo tiene diarrea.
  • Nunca dar restos o sobras de comida nuestra ya que esto podría influir negativamente en su salud.
  • Nunca le des plantas silvestres que no conozcas bien u otros alimentos de los que desconozcas el origen. Si deseas ofrecerle flores o raíces del campo, asegúrate de que no estén contaminadas con algún tipo de pesticida u otro producto nocivo.

Aquí puedes aprender más sobre Cómo alimentar a un conejo doméstico.

Cuidados del pelo y los dientes del conejo

  • Cepíllale el pelo, con un cepillo especial, al menos, una vez por semana y, sobre todo en período de cambio de pelaje (en otoño y primavera). Le ayudarás a evitar nudos y a que ingieran exceso de pelo que pueda formar bolas en su estómago.
  • Vigila que sus incisivos y uñas no estén excesivamente largas. En ese caso, se recomienda que lleves a tu mascota al veterinario para que lo examine y realice los cuidados adecuados.
  • Proporciónale materiales naturales para roer. En las tiendas para mascotas encontrarás juguetes para roer fabricados con ingredientes 100% naturales y aptos, que le ayudarán a limar sus dientes, evitando que estos crezcan más de la cuenta. Además, te recomendamos conocer más sobre Cómo cuidar los dientes de un conejo con este otro post de unCOMO.
Conejo holandés: características y cuidados - Cómo cuidar al conejo holandés enano

Cómo preparar la jaula para un conejo

Estos son algunos consejos para preparar la jaula, corral o casita para un conejo holandés:

  • Si vas a tenerlo en una jaula, debes de tener en cuenta las dimensiones de esta. Lo ideal sería disponer de una casita o corral acondicionado para conejos, con pasarelas y puentes para que puedan corretear y jugar pero si, por problemas de espacio, no dispones de tal posibilidad, ten en cuenta que las medidas de la jaula que alojen a tu pequeña mascota deberán tener un mínimo de 90 cm de largo por 50 de ancho y alto.
  • Debes dejarlo salir de la jaula varias veces al día, para que pueda estirarse y corretear a su antojo. no obstante, siempre debe haber alguien vigilándolo y evitar que pueda llegar a cables y mordisquearlos. Hay que tener en cuenta que mantener un animal como este las 24 horas del día y todos los días en una jaula es totalmente inadecuado y le hará sufrir innecesariamente, hay que tener empatía y ponerse en su lugar.
  • Recubre el suelo de la jaula con materiales adecuados, virutas, pellets, paja,... Nunca con papel de periódico u otros materiales que contengan elementos artificiales o tóxicos para el animal.
  • En una esquina de la jaula, puedes poner una bandeja especial para que realice sus necesidades, aunque si no se la pones lo hará igualmente en el sustrato en una zona alejada de la zona en la que duerme y tiene el alimento. Por ello, recomendamos poner su cama o nido y su comida y agua en un lado y dejar el resto de espacio para que se mueva y, en una de las esquinas opuestas, haga sus necesidades.
  • Mantén la jaula o casa de tu mascota, siempre, en un lugar alejado de la luz directa del sol o de cualquier fuente de calor así como de corrientes de aire o humedad en exceso.
  • Cambia el lecho de la jaula con frecuencia. Los envases de tales productos suelen indicar cada cuanto tiempo es necesario que sean renovados.
  • Limpia la jaula a fondo todos los meses con productos no nocivos (jabones naturales, vinagre,...).

Te explicamos más sobre Cómo elegir y preparar la jaula de un conejo en este otro artículo.

Otras razas de conejos enanos

Además del conejo holandés enano, existen otras razas de conejos enanos o pequeños, igualmente adorables e ideales como mascotas. Entre los más conocidos y deseados por todos se encuentran:

  • Conejo de Angora inglés: su pelaje largo y tupido lo convierte en el preferido por aquellos a los que les encantan los animales peludos. Eso sí, debes tener en cuenta que requerirá de mayores cuidados respecto al cepillado y la dieta para evitar que el pelo se convierta en un indigesto problema.
  • Conejo enano de la cuenca de Columbia: cuando llega a la edad adulta, este pequeño ejemplar no supera el kilo y medio.
  • Britannia Petite: el Britannia Petite tiene cierta similitud con las liebres aunque en un tamaño mucho más mini.
  • Mini lop: con un máximo de 2 kilos de peso, el Mini lop se caracteriza por poseer una graciosas orejas que le caen a ambos lados de la cabeza.
  • Lionhead: el Lionhead es una de las razas de conejos enanos más peculiares. Su curiosa melena, alrededor de la cabeza, lo convierte en un pequeño y gracioso león.
  • Hotot enano: el Hotot es el preferido por muchos debido a su bonito y suave pelaje blanco y a esa mancha, alrededor del ojo, que le confiere un aspecto muy peculiar.

Como ves, son muchas las razas de conejos enanos que, a día de hoy, se pueden encontrar. Antes de elegir una, es importante que tengas en cuenta el tiempo y las atenciones que le podrás dedicar. Recuerda que, como hemos mencionado en el apartado anterior, una mascota es, ante todo, un ser vivo y debe ser respetado y cuidado como tal.

Conejo holandés: características y cuidados - Otras razas de conejos enanos

Si deseas leer más artículos parecidos a Conejo holandés: características y cuidados, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Mascotas.

Escribir comentario sobre Conejo holandés: características y cuidados

¿Qué te ha parecido el artículo?

Conejo holandés: características y cuidados
1 de 4
Conejo holandés: características y cuidados

Volver arriba