Compartir

Cómo prevenir la leishmaniosis canina

Por Eva López. Actualizado: 20 septiembre 2017
Cómo prevenir la leishmaniosis canina
Fuente: pixabay.com

La leishmaniosis canina o leishmania es una enfermedad parastaria y endémica, es decir, se da en zonas localizadas del Mediterráneo, América del Sur, África occidental, norte de África y Asia, principalmente. El parásito transmisor de la enfermedad es un díptero de a familia de los flebotomos, cuyo tamaño no supera los tres milímetros, y se caracteriza por pasar desapercibido. Acostumbra a habitar en zonas rurales o parques, con niveles importantes de humedad. No existe una cura definitiva para la enfermedad, solo un tratamiento de por vida. De manera que, la prevención es lo más recomendable. Si quieres saber cómo prevenir la leishmaniosis canina y mantener a tu perro sano, sigue leyendo este artículo de unComo.

También te puede interesar: Cómo saber si mi perro tiene leishmaniosis
Pasos a seguir:
1

En muchas ocasiones, los perros infectados no presentan síntomas clínicos porque la enfermedad puede tardar incluso años en desarrollarse. Es por ello que calcular el porcentaje exacto de cans infectados es altamente complicado. Lo más aconsejable es llevar al perro al veterinario de forma periódica y realizarle las pruebas específicas una vez al año para detectar si existe o no la presencia de leishmaniosis canina.

2

Existen varios métodos de prevención para evitar que nuestro perro contraiga la enfermedad. El primero de ellos es intentar evitar la picadura del flebotomo en la medida de lo posible. Para ello, es aconsejable instaurar mosquiteras, con un diámetro considerablemente inferior al tamaño del mosquito, en todas las ventanas o puertas. Asimismo, es aconsejable impregnarlas de insecticidas que contengan permetrina o deltametrina, sustancias que repelen al flebotomo y que se pueden encontrar en productos de uso doméstico.

Es importante resaltar que, en este caso, el uso de aceites esenciales no evitarán la entrada del mosquito y consecuente picadura. De manera que elimina esta posibilidad. El uso de insecticidas, ya sea en espray o conectados a la corriente eléctrica, se ha demostrado que es mucho más efectivo.

3

Sabiendo que los flebotomos transmisores de la enfermedad salen a picar durante la noche, es recomendable evitar sacar a pasear a nuestro perro en esta franja horaria si habitamos en una de las zonas de riesgo, a fin de evitar la picadura. Asimismo, si la caseta de nuestro can se halla en el jardín de nuestro hogar u otra parte exterior, deberás rociarla, también, con insecticida.

4

El uso de pipetas y collares repelentes, aunque no impiden la picadura del mosquito al 100%, son imprescindibles para reducir las posibilidades de que nuestro perro sea infectado.

  • Los collares tienen una eficacia del 95% y acosumbran a durar entre tres y cuatro meses. De manera que, pasado este tiempo, se debe cambiar por otro nuevo. Es importante que entre sus componentes se hallen la deltametrina o la permetrina.
  • En cuanto a las pipetas, son menos eficaces que los anteriores pero también pueden ser una buena opción. Pasadas las cuatro semanas de su aplicación, la eficacia se reduce hasta el 55%, de manera que es aconsejable aplicar otra pipeta antes de llegar a la cuarta semana.
5

Nuestros perros cuentan con un sistema inmunitaria que genera dos grandes tipos de respuestas inmunes, la celular y la humoral. La humoral es la encargada de eliminar todos aquellos parásitos y bacterias que se hallan fuera de las células, mientras que la celular ataca dentro de las células. Le leishmaniosis es una de las enfermedades que se desarrollan dentro de las células, de tal forma que deberemos reforzar al respuesta celular de nuestro can para asegurar que generará los anticuerpos necesarios.

6

Actualmente, existe una vacuna específica para prevenir la leishmania, cuya función no es otra que la de reforzar la respuesta inmune celular de nuestro perro. Durante el primer año de vida de nuestro can, deberemos ponerle tres vacunas contra la leishmaniosis canina, con tres semanas de margen entre vacuna y vacuna. El veterinario determinará cuándo aplicar la primera. A partir del segundo año, la vacuna será anual (una al año). Es importante seguir las fechas de vacunación, de no hacerlo, no surgirá efecto. Los perros infectados no podrán vacunarse.

7

Existen varias formas de prevenir la leishmaniosis canina pero ninguna de ellas es 100% efectiva, de manera que deberás complementarlas con análisis periódicos por parte del veterinario. En caso de infección, detectar la enfermedad a tiempo puede hacer que el tratamiento asegure una mejor calidad de vida de tu perro.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo prevenir la leishmaniosis canina, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Mascotas.

Escribir comentario sobre Cómo prevenir la leishmaniosis canina

¿Qué te ha parecido el artículo?
3 comentarios
Juan Coll Noguera
Si solo con una vacuna con anticuerpos contra la Parvo es efectiva. Porque no se ha creado una vacuna con anticuerpos contra la leishmaniosis. Si el perro ya tiene elementos pasivos, no desarrollara los activos.
Dani
La vacuna de parvovirosis canina no lleva anticuerpos, sino antigenos, y es recomendable 2-3 dosis en primovacunacion para ser efectiva, asi como revacunacion anual. La vacuna de Leishmania es mas compleja, ya que el parasito es un protozoo, una forma de vida mas compleja que un virus como es el parvovirus.
Munu
No da remedios utiles
Juan Coll Noguera
Si todas las vacunas se realizan con los mismos elementos pasivos, porque esta no.
Laura molina
Hola tengo una perra grande q a sido mamá , se nota q la perra es grande ,yo la agarre de la calle ,come mucho desesperada.y hace mucho de cuerpo ya hoy hizo 5 veces me preocupa la cantidad q hace y toma mucha agua

Cómo prevenir la leishmaniosis canina
Fuente: pixabay.com
Cómo prevenir la leishmaniosis canina

Volver arriba