Cómo pararle las orejas a un doberman

Cómo pararle las orejas a un doberman

Los doberman son una de las razas de perros más emblemáticas por su rol de guardianes y mascotas del hogar. Una de las características más destacables de estos perros es su postura alerta, siempre con las orejas paradas, herencia de su historia como perros de caza y guardianes.

En la actualidad el rasgo de las orejas paradas en los doberman es muy codiciado, pero al igual que en las demás razas de perros, sus orejas no se mantienen paradas de forma natural, si quieres aprender cómo pararle las orejas a un doberman, entonces continua leyendo el siguiente artículo de unComo.com para enterarte cual es el procedimiento que debes realizar.

Necesitarás:
Pasos a seguir:
1

Antes, a los doberman se les paraba las orejas con el objetivo de favorecer su estado de alerta ante sonidos extraños. Actualmente, y tal como hemos comentado antes, se hace para mantener esta marca distintiva de la raza la cual requiere de colocar un soporte en las orejas de los cachorros de doberman, entrenando de esta forma los cartílagos, logrando así que estos se mantengan en forma vertical, o por otra parte, también se puede someter al perro a una cirugía para obtener el mismo resultado.

Nos enfocaremos en el procedimiento no quirúrgico para pararle las orejas a un doberman.

2

Este procedimiento es importante realizarlo cuando nuestro doberman es aún un cachorro, ya que los cartílagos de sus orejas aun estarán en desarrollo y estos se podrán adaptar a la forma que deseamos. Para empezar, procede a remover dos sorbetes de su envoltorio y también 2 almohadillas de gasa.

Coloca una almohadilla sobre la otra, luego apoya un sorbete en el centro de las mismas, procurando que la punta del sorbete sobresalga del final de la gasa unos 2 cm. Luego encinta el sorbete en su posición.

En este otro articulo te contamos cómo alimentar a un doberman cachorro.

3

Enrolla las gasas alrededor del sorbete, envuelve con cinta sin cortar esta última. Continúa girando la cinta, asegurándote de envolver la gasa con el lado pegajoso hacia afuera. Cuando hayas terminado de encintar el poste (el sorbete con las gasas), corta la cinta y déjalo a un lado, procediendo a repetir el procedimiento con el otro sorbete y las otras gasas.

4

Ahora procederemos a encontrar las orejas de nuestro cachorro de doberman. Empieza por cortar cuatro trozos de cinta de unos 10 cm de largo. Consigue que alguien te ayude a sostener al cachorro asegurándote de mantenerlo bien sujeto entre tus piernas.

Coloca el poste en la oreja del doberman, asegurándote de que el poste funcione como soporte para que la oreja del cachorro se mantenga en la posición que deseas, la parte del sorbete que sobresale de la gasa debe quedar apuntando hacia arriba. Luego procede a encintar con firmeza usando dos trozos de cinta. Repite el mismo procedimiento en la otra oreja.

Aquí te contamos cómo cuidar a un doberman.

5

Con ambas orejas ya en posición, procede a envolver la cinta alrededor de ambas orejas, (dibujando la forma de un ocho entre ellas) y nuevamente, asegurándote de que el encintado se mantenga firme. Este encintado debe quedar cruzado sobre la parte superior de la cabeza del doberman.

Puedes brindar más firmeza a la cinta cruzada sobre la cabeza del cachorro, utilizando aún más cinta sobre este soporte. Luego recorta el excedente de sorbete que sobresale por encima de la gasa ya encintada, asegurándote de que esta quede alineada con la punta de las orejas del perro.

Descubre cómo educar a un doberman.

6

Deja que este soporte haga efecto durante al menos 8 días, retirándolos algunas horas por día y procurando mantenerlos durante la noche. Luego de cumplidos los 8 primeros días, reemplaza los postes por unos nuevos, repitiendo este procedimiento hasta que las orejas del doberman se mantengan paradas por sí mismas. ¡Listo! ¡Ya sabes cómo pararle las orejas a un doberman!

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo pararle las orejas a un doberman, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Mascotas.

Consejos
  • Recuerda que este es solo un procedimiento estético que no causa un daño a tu mascota, pero que no es necesario realizar para que esta tenga una vida plena.