Compartir

Cómo limpiar las patas de mi gato

Por Eva Sereno. Actualizado: 14 diciembre 2017
Cómo limpiar las patas de mi gato

Los gatos son mascotas que ellos mismos tienden a asearse y a limpiarse para lo que emplean su propia lengua con la que lamen las zonas de su cuerpo hasta que están limpias. Sin embargo, en algunas ocasiones, el gato puede necesitar una limpieza adicional bien porque no ha podido quitarse la suciedad él mismo o porque te has dado cuenta de que se ha escapado o ha salido al jardín y no quieres que te manche la casa.

Son situaciones en las que seguramente, con independencia de lo que haya originado que se ensucie, te habrás preguntado ¿cómo limpiar las patas de mi gato? Desde unCOMO te vamos a dar las claves para que sepas hacer esta limpieza y el gatito esté totalmente limpio. Porque esta limpieza es mucho más importante de lo que, en principio, se piensa.

Tranquilizar al gato para limpiarlo

Antes de proceder a la limpieza del gato, lo más seguro es que haya que tranquilizarlo porque no es un animal que esté acostumbrado a que se le proporcionen este tipo de cuidados. Además, suelen ser bastante más inquietos que otras mascotas.

De esta manera, tranquilizarlo y conseguir que se esté un poco quieto va a ser lo más difícil. ¿Cómo lograrlo? La clave está en tener mucha paciencia con el gato y en tratar de que note que es algo placentero o una actividad relajante. Para ello, puedes comenzar por darle un suave masaje por las patas para que vaya conociendo el movimiento que se realizará cuando lo limpies.

 

Cómo limpiar las patas de mi gato - Tranquilizar al gato para limpiarlo

Bañar al gato para limpiar las patas

Uno de los errores más frecuentes a la hora de tratar de limpiar a un gato es pensar que no se puede bañar. Todo lo contrario. Esta mascota puede bañarse como los perros y otros animales. Eso sí, de una manera específica. En función de si está o no muy sucio, puede no ser necesario bañarlo y solo habrá que hacer la limpieza de las patas.

Cómo bañar a un gato - Paso a paso

  1. Para ello, por ejemplo, necesitas un jabón específico para gatos, que tendrás que aplicar en las patas para limpiarlas bien. En el lavado, también hay que incidir en asear bien los dedos, uñas y las almohadillas para que no quede ningún resto de la suciedad ni del jabón, así como en el pelo, sobre todo, cuando lo tienen largo. Pero esta limpieza debe ser suave para no causarle ninguna herida. Además, este es el momento, sobre todo si ha salido fuera de casa, para comprobar que no tiene cortes que se puedan infectar. Si los hubiera, hay que curarlos.
  2. También es importante aclarar y eliminar bien cualquier resto del jabón con abundante agua para que no quede ni rastro en ninguna parte de sus patas. En caso contrario, se le podría generar algún problema de salud porque, al volver a lamerse durante su propia sesión de higiene, cogería con la lengua esos restos que hayan quedado. Y esto no es nada bueno, aunque el jabón sea específico para gatos.
  3. Para la limpieza, es de gran ayuda utilizar paños húmedos o bien toallas húmedas como las que se emplean para la limpieza personal con el fin de atacar más en profundidad las zonas en las que ha acumulado más suciedad. Sin embargo, no hay que olvidarse igualmente de aclararlo bien con abundante agua porque podría suceder igual que con el jabón: al lamer con la lengua, ingerirá el resto del producto de la toallita o paño.

Y, ¿qué hacer si al gato no le gusta mucho eso de bañarse ni el agua? La solución vendrá de la mano de tener que comprar un champú en seco, que igualmente deberá ser específico para gatos. Para aclararlo, se tendrán que emplear toallas o paños sin perfumar y que no contengan ningún otro tipo de producto.

En este otro artículo te contamos cómo bañar a tu gato en casa.

Cómo secar al gato tras limpiarle las patas

Una vez el gato está limpio, será necesario secarlo. La mejor manera de hacerlo es coger una toalla seca y limpiar para quitarle el agua. Si hace buen tiempo, puede terminar de secarse al sol, al aire libre o dentro de casa.

Sin embargo, si hace mal tiempo o frío, será necesario secar al gato totalmente. Con un secador de pelo, como el de una persona, podrás terminar el proceso, aunque es mejor utilizar los secadores específicos para mascotas. De todos modos, no le pongas el aire muy caliente y trata de que sea una temperatura que le resulte agradable para que disfrute y puedas completar el secado de todo el pelo y de las garras.

Son consejos que te damos desde unCOMO con los que esperamos haber respondido a tu pregunta de cómo limpiar las patas de mi gato para que esté limpio y, en consecuencia, libre de bacterias o de cualquier virus o sustancia que pudiera ingerir al tener las patas sucias y causarle algún problema de salud. Además, es importante tener en cuenta que las patas sucias son también un foco de infecciones para las personas con las que viva el gato.

Cómo limpiar las patas de mi gato - Cómo secar al gato tras limpiarle las patas

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo limpiar las patas de mi gato, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Mascotas.

Escribir comentario sobre Cómo limpiar las patas de mi gato

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
Jennifer
Una pregunta, mi Gatito se muerde mucho su patita & lo revise & tiene mal olor en una de sus patitas & tiene costra & hasta pus? Que debo hacer en este caso ?

Cómo limpiar las patas de mi gato
1 de 3
Cómo limpiar las patas de mi gato

Volver arriba