Compartir
Compartir en:

Cómo evitar la torsión de estómago en perros

Cómo evitar la torsión de estómago en perros

El Síndrome de Dilatación Gástrica, conocido como "BLOAT" en inglés, es una de las afecciones que pueden acabar provocando una de las dolencias más terribles para nuestra mascota, en especial para aquellos perros que pertenecen a razas grandes o gigantes. Si no se actúa con rapidez y con la intervención de un veterinario, nuestro amigo podría morir en minutos. Por ello, en unComo.com te enseñamos cómo evitar la torsión de estómago en perros.

También te puede interesar: Cómo curar el dolor de estómago en un perro

Qué es la torsión de estómago

El estómago de nuestro perro se llena demasiado de comida, gases o líquidos. Lo habitual es que todo ello acabe siendo expulsado de manera natural. No obstante, en algunas ocasiones la bolsa gástrica se dilata sin que el perro pueda eructar, expulsar los gases o vomitar.

Es aquí cuando comienza el Síndrome de Dilatación Gástrica que, en ciertas ocasiones, llega a inflamar tanto el estómago del animal que sus ligamentos, incapaces de soportar tanto peso, no pueden evitar el balanceo del órgano del aparato digestivo, que acaba rotándose sobre sí mismo.

Por qué afecta más a las razas grandes

Volvemos a dejar claro que la torsión de estómago puede afectar a cualquier perro, incluso a cachorros. No obstante, la dolencia está más relacionada con perros de razas grandes y gigantes, debido precisamente al tamaño del perro.

En estas razas, generalmente con peso superior a 30 kilos y un pecho bastante ancho y con profundidad, son los principales pacientes de la temida torsión de estómago y el misterio se encuentra precisamente en su propia morfología.

Poseen más espacio por dentro, tienen estómagos más grandes y ligamentos más largos que no consiguen fijar bien esta parte del aparato digestivo. Por ello, razas como el mastín, el gran danés, el san bernardo, el galgo o el pastor alemán, entre otros, son los principales afectados.

Qué puedo hacer para prevenir la torsión de estómago canina

Es muy importante observar unas sencillas reglas que, en muchas ocasiones, serán las encargadas de que con un poco de rutina, nuestro perro esté sano y no tengamos que enfrentarnos a la torsión de estómago:

  • Evita que el perro beba mucho líquido de una sola vez.
  • Procura dividir la comida en varias raciones, para que no coma todo en una sola ingesta.
  • Una hora antes de comer y hasta que no hayan transcurrido tres horas de la comida, el perro no debe hacer ningún tipo de ejercicio brusco.
  • Evita los golpes de calor, para que no le dificulte la respiración y le haga tragar más aire.
  • Vigila al animal en situaciones que le puedan resultar agobiantes: traslados, viajes, bullicio, etc. El estrés también contribuye a que el perro jadee y trague más aire.
  • En caso de que detectes una posible torsión de estómago, traslada al perro en seguida al veterinario de guardia. Esta enfermedad no se puede tratar en casa, porque necesita una inmediata intervención quirúrgica.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento veterinario ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo evitar la torsión de estómago en perros, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Mascotas.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Cómo evitar la torsión de estómago en perros

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo evitar la torsión de estómago en perros
Cómo evitar la torsión de estómago en perros