Compartir
Compartir en:

Cómo educar a un teckel

Cómo educar a un teckel

Si tienes un perro teckel sabrás que también es conocido como dachshund en su nombre original alemán. También es conocido como perro salchicha y son perros muy entrañables. Es un perro con las extremidades cortas en relación a su cuerpo y esto es lo que los hace tan peculiares. Si tienes un perro de esta raza es probable que quieras educarle para que se convierta no solo en un buen perro, sino también en un gran compañero. En unCOMO te vamos a dar algunos consejos fáciles para que puedas aprender cómo educar a un teckel.

También te puede interesar: Cómo educar a un doberman

Son perros inteligentes

Los perros teckel son perros inteligentes pero tienen una reputación de que no son muy fáciles de educar por sus dueños. Su inteligencia les hace bastante perspicaces, por lo que, ¿por qué deberían salir al frío de la calle cuando pueden hacer sus necesidades en la alfombra del salón?

Pero no te preocupes, porque gracias a su inteligencia y a que la naturaleza de los perros de ser fieles y complacer al líder de la manada y compañero, en este caso debes ser tú, no será tan complicado que tu mascota empiece a hacer las cosas de mejor grado.

Establece rutinas

Los perros teckel son muy inteligentes y las rutinas les harán entender con el tiempo qué es lo que viene después de una orden o de un momento determinado del día. Por ejemplo, para poder entrenarle para hacer sus necesidades en la calle necesitará una rutina para saber qué es lo que debe hacer y qué esperas de él.

Dale oportunidades regulares para que salga a la calle para hacer caca o pis, si es a la misma hora mejor. Haced la primera salida por la mañana y la última por la noche. Hazlo en horas coherentes como a las 7 de la mañana o a las 10 de la noche.

Hasta que aprenda que debe hacer sus necesidades en el exterior del hogar, es importante que le proporciones la oportunidad de hacerlo a cada hora o dos horas hasta que aprenda que se hace en la calle.

Premia a tu perro

Los premios también ayudan a los perros a saber qué es lo que se espera de ellos en cada momento y qué comportamiento son adecuados de los que no lo son. Un perro teckel con los premios enseguida empezará a diferenciar qué es lo que debe hacer y reforzar.

Siguiendo el ejemplo del entrenamiento de hacer pipí y caca en el exterior, inmediatamente después de hacer hecho sus necesidades al aire libre, deberás hacerle grandes elogios, cosquillas, una recompensa verbal o física que sepas que a tu perro le gusta. Si hace frío en la calle y hace sus necesidades, también un premio por haber hecho las cosas bien es dejarle que esté con la familia dentro del cálido hogar.

Los premios y el refuerzo positivo son el mejor método para empezar a educar a tu perro.

Marca límites claros

Es muy importante que tu perro sepa que tú eres el líder y quién pone las normas en casa. Es necesario que nunca uses la agresión física con tu perro o le volverás agresivo ni tampoco la verbal, porque pensará que le estás ladrando. Lo ideal es utilizar palabras cortas y claves para que tu perro entienda bien los límites.

Por ejemplo, si crees que tiene ganas de orinar y que está buscando el confort de una alfombra para hacerlo, habrá que decir un firme ‘no’ y después llevar al perro al lugar adecuado para que haga sus necesidades. Si logra hacer sus necesidades fuera en lugar de hacerlo dentro de la casa, será motivo de elogio y celebración.

La palabra ‘no’ o señales verbales similares son ideales para cualquier norma que quieras enseñarle a tu perro, pero después recuerda reconducir su conducta hacia la acción deseada y elogiar el comportamiento adecuado.

Cuidado con el mal humor

Los perros son sensibles a tus emociones y si te pones de muy mal humor porque ha tenido un accidente en casa, es probable que te tenga miedo y deje de considerarte como el líder de la manada. Además, si hace algo mal y el incidente ha pasado, ¿de qué sirve ponerse muy enfadado o castigar al perro? Lo que importa es fijarse en qué ha ocurrido para buscar soluciones en el futuro.

Tu perro necesita de tu cariño y de tu comprensión para poder aprender. El mal humor o los malos modos no son adecuados para enseñar a un perro, ni a ningún animal.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento veterinario ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo educar a un teckel, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Mascotas.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Cómo educar a un teckel

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo educar a un teckel
1 de 4
Cómo educar a un teckel