Compartir
Compartir en:

Cómo educar a un perro lobo checoslovaco

2 veces compartido
 
Cómo educar a un perro lobo checoslovaco

El perro lobo checoslovaco es una de las razas caninas que más se parecen a los lobos y, por este motivo, a mucas personas les llama la atención este tipo de can para tenerlo como mascota. Pero antes de poder convivir con uno hay que tener claros algunos detalles de su carácter y sus necesidades. Esta raza debe su extraordinaria belleza y encanto a sus orígenes, los cruces entre la raza del pastor alemán y el lobo de los Cárpatos.

Si estás realmente interesado en acoger a un can de esta raza tan interesante y relativamente nueva, o si ya convives con uno de ellos, es vital que te informes al máximo sobre ellos. Así, en este artículo de unCOMO vamos a contarte todo lo que debes saber sobre cómo educar a un perro lobo checoslovaco para que, de esta forma, puedas disfrutar de un compañero equilibrado y feliz que también disfrute de su convivencia contigo.

También te puede interesar: Cómo educar a un perro coton de Tuléar

Características del perro lobo checoslovaco

El aspecto físico de esta raza es prácticamente igual que la de los lobos de los Cárpatos. Así, su pelaje es denso y de un color en tonos grises, desde un tono más amarillento o marrón claro hasta o incluso gris plateado y, normalmente presentan un manto jaspeado, con una máscara de un color más claro en el rostro. Son una raza de tamaño grande llegando a pesar entre 20 y 26 kg de adultos.

Debido a su relación genética con los lobos estos canes son muy activos, valientes, algo reservados y curiosos. Por todo esto, sus reacciones tanto positivas como negativas suelen ser enérgicas, rápidas y a veces impulsivas. Además, son canes muy leales a su familia por lo que siempre estará junto a ti, pero serán más bien desconfiados con los extraños.

Además de que pueda gustarnos por su apariencia tan cercana a la de los lobos, debemos recordar que guarda algunas necesidades como las de sus antepasados. Por ejemplo, se trata de un can que es muy enérgico y resulta no apto para principiantes, sino que lo más adecuado es ser un propietario experimentado para convivir con uno o varios de ellos sin tener problemas ni provocárselos a ellos.

¿Esta raza es adecuada para ti?

Así, para que puedas saber si realmente tienes la capacidad para convivir con un can de esta raza, debido a su elevado nivel de energía y a algunos rasgos suyos característicos de los canes relacionados estrechamente con los lobos, aquí te explicamos algunos puntos importantes:

  • No debes demostrar tu cariño y amor hacia tu mascota dejándole hacer todo lo que le apetezca, es decir no debes tener una relación sin límites. Las normas y los límites son esenciales en esta relación.
  • Haber tenido algunos canes anteriormente y haber logrado adiestrar a un cachorro o a uno ya adulto con éxito, siendo el líder y haciéndolos felices, cubriendo todas sus necesidades.
  • Ser capaz de cumplir con la gran necesidad de ejercicio diario que tiene esta raza.
  • Ser consciente de todas las responsabilidades reales que conlleva tener a un animal de compañía.
  • Saber reconocer cuándo llega un punto en la relación con tu mascota en el que debes pedir ayuda a un adiestrador o a un etólogo canino.

La importancia de la socialización

Es muy importante socializar a un perro y es vital hacerlo cuando todavía es un cachorro, aunque esto no significa que no se pueda hacer cuando son adultos. Pero en el caso de esta raza canina, como es un descendiente directo de los lobos, es normal que tengan una capacidad o un espectro de socialización algo reducido comparándolos con otras razas de canes.

Como esta raza tiene un impulso de caza bastante intenso resulta imprescindible socializarlos con otros animales y con la gente desde una temprana edad para, así, evitar problemas futuros. Para que tu mascota, y sobre todo esta raza, tenga una buena socialización es muy importante empezar a los 2 meses de edad del cachorro y siendo igual de imprescindible que estos dos meses los haya pasado junto a su madre. No significa que debamos retirarlo del lado de su madre a esa edad, pero sí que debe acostumbrarse a convivir con nosotros, a vernos, a nuestra voz y a reconocer algunas cosas básicas como venir cuando lo llamas o a morder con menos fuerza cuando se lo indiques.

Es imprescindible que desde muy pequeño se relacione con otros animales y personas, pero debemos asegurarnos de conocerlos previamente para que puedan ser experiencias positivas y evitar al máximo las negativas, ya que estas experiencias marcarán el carácter de tu mascota. Si alguna experiencia negativa de joven deja alguna marca en su forma de ser y de relacionarse, puede ser que lleguemos a necesitar la ayuda de un experto para solucionar el problema.

Además, debemos recordar que al provenir de los lobos de forma muy directa, estos canes tienden a ser desconfiados de los extraños y evitarán contactos que los hagan sentir inseguros, por lo que debemos seleccionar muy bien al principio las distintas relaciones y tener mucha paciencia.

Poner normas y límites

Siendo el responsable de cualquier tipo de can es vital que marques límites y normas para tener una relación lo más sana posible y que haga feliz a tu mascota, se trata de encontrar un equilibrio y la forma adecuada de hacerle entender las cosas y no de ser un dueño agresivo o que grita por todo para que le hagan caso.

Lo más importante en esta fase para educar a tu peludo es que hay que ser muy coherente. Por ejemplo no podemos prohibirle que se suba al sofá si otra persona de la familia le pide constantemente que se suba en él para estar a su lado. Se trata de que toda la familia se ponga de acuerdo en qué cosas sí puede hacer y qué otras no puede hacer nunca para hacerle llegar el mensaje bien y no confundirlo, ya que en tal caso podrían derivarse muchos problemas.

También resulta crucial que entre las normas establezcamos una pauta de horarios y rutinas tanto para salir a pasear como para comer, algo que cualquier can necesita para ser equilibrado y feliz.

Asimismo, te aconsejamos que tanto para enseñarle cosas nuevas como para corregir los malos hábitos que veas que tiene tu peludo, deberás utilizar el refuerzo positivo y evitar las respuestas y reacciones negativas por tu parte. Es decir, resulta mucho más eficaz enseñar con actividades y reacciones positivas y divertidas que no enseñar a base de castigo y agresividad.

Por lo tanto, cuando tu peludo haga algo bien felicítalo o prémialo, en cambio cuando haga algo que no quieres que siga haciendo retíralo con calma del lugar en el que se encuentra o bien ignóralo por completo y que te vea hacer otras cosas.

Ejercicio necesario para esta raza

Una de las cosas más cruciales para conocer bien todos los detalles sobre cómo educar a un perro lobo checoslovaco es que al tener un nivel alto de energía requieren mucho más tiempo de ejercicio que necesita un perro de otras razas. Por lo tanto, si tienes o vas a tener un can de esta raza prepárate porque el ejercicio físico es imprescindible para el adiestramiento correcto de tu mascota.

La actividad que más necesitan estos canes son largos paseos en entornos naturales, en los que puedan recorrer largas distancias y en libertad, pero es vital que no lo sueltes en espacios abiertos mientras no haya aprendido del todo a responder cuando lo llamas. Así que, si vives muy lejos de alguna zona natural o no tienes la posibilidad de cada día hacer este tipo de paseos, un can de esta raza no es la mejor opción para ti, en cambio si puedes llevarlo a cabo sin problemas, será un punto a tu favor para poder convivir con uno de estos peludos.

Asimismo, para educar y adiestrar a tu mascota las sesiones en las que le estés enseñando cosas necesarias deberán ser cortas. Esto es debido a que son canes con una gran capacidad para aprender pero que, al tener una gran inteligencia y memoria, además de ser muy curiosos, van a aburrirse muy fácilmente y a distraerse.

Por lo tanto, lo más efectivo son las sesiones cortas y entretenidas y no las largas y repetitivas. Para ello deberás despertar su interés, es decir mostrarle que lo que le enseñas tiene un fin, pudiendo sentirse útil en el conjunto familiar, y que tiene un final positivo.

Órdenes básicas y avanzadas

Además de enseñar a tu mascota a socializar y a cumplir con algunos ejercicios para gastar su energía, ejercitarlo y que disfrute, deberás también educarlo para que conozca algunas órdenes básicas y avanzadas. Algunas de las órdenes más fáciles que tu can aprenderá mientras todavía es un cachorro son las siguientes:

Este conjunto de órdenes le ayudarán a sentirse más realizado y más equilibrado, pero debemos recordar que debemos pedirle que las haga con algún fin y felicitándolo por hacerlo bien o corrigiéndolo de forma adecuada.

En cambio, otras órdenes más avanzadas que podrás enseñar a tu mascota cuando haya aprendido las anteriores son las siguientes:

  • Traer
  • Saltar
  • Dar vueltas
  • Seguir
  • Buscar
  • Soltar

Este tipo de órdenes hay que enseñárselas a un can de esta raza, puesto que debido a su inteligencia pronto necesitan aprender cosas distintas. Asimismo, recuerda que las órdenes debes enseñárselas con palabras cortas y claras y, sobre todo, que no se parezcan a su nombre para no confundirlo.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento veterinario ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo educar a un perro lobo checoslovaco, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Mascotas.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Cómo educar a un perro lobo checoslovaco

¿Qué te ha parecido el artículo?

Descubre vídeos interesantes
Órdenes de adiestramiento de perros
Barbie en español - juguetes y aventuras
Manualidades para mascotas
Manualidades caseras fáciles de hacer - DIY
Cómo educar a un perro lobo checoslovaco
1 de 5
Cómo educar a un perro lobo checoslovaco