Compartir

Cómo educar a un pastor alemán

 
Por Irene Juste. Actualizado: 16 enero 2017
Cómo educar a un pastor alemán

El pastor alemán es un perro que hace siglos que convive con nosotros, inteligente, activo, sociable, con gran capacidad para trabajar en equipo, fuerte y un larga lista que podemos resumir diciendo que es una raza extraordinaria. Tiene predisposición a la vigilancia y protección de su familia, por lo que hay que enseñarle bien desde pequeño para evitar posibles problemas más adelante. Aunque está lejos de ser un perro agresivo por naturaleza, sí es un perro con mucho coraje que nos defenderá si es realmente necesario. ¿Convives con un pastor alemán y tienes dudas de qué enseñarle y cómo hacerlo? Entonces, desde unComo.com te invitamos a que sigas leyendo este artículo para que conozcas cómo educar a un pastor alemán y así puedas disfrutar de tu mejor amigo al máximo, pues así será un perro equilibrado y feliz.

También te puede interesar: Cómo saber si un pastor alemán es puro

La socialización del pastor alemán cachorro

La socialización de un perro desde cachorro es muy importante, acostumbrarlo a una serie de cosas de su entorno, a lo que está bien que haga y a lo que no y a una rutina son puntos en su educación que harán que sea un can equilibrado. Con una buena socialización tendremos un peludo obediente, mentalmente sano, feliz y de trato fácil. Es mejor educar a un perro desde una edad temprana, aprovechando al máximo la etapa de su vida en la que más fácilmente aprenden. Los primeros meses son muy importantes, pero educar bien a un perro que ya es adulto también es perfectamente posible.

Es realmente importante que para tener éxito a la hora de educar a un pastor alemán, desde el principio nos basemos en una educación de refuerzo positivo, dejando de lado los gritos, los movimientos bruscos, los castigos, etc. Es mejor ignorar los comportamientos negativos y premiar siempre los buenos y positivos, de esta forma conseguiremos que el perro prefiera portarse bien y no preste atención a los otros hábitos que hemos ignorado. Evidentemente si se trata de algo grave, como atacar a alguien o a otro perro, en vez de ignorarlo sí que debemos actuar y hacerle entender que no debe hacerlo, pero no es para nada recomendable que lo hagamos de forma agresiva y, si lo vemos necesario, acudamos a un profesional del comportamiento canino que nos ayude.

Para socializar al cachorro con éxito deberás presentarle cosas de su día a día de forma gradual. Por ejemplo, para que se acostumbre a los ruidos de la calle desde bien pequeño, aunque aún no pueda pisar el suelo por no tener las vacunas necesarias, será bueno que lo pasees en brazos un rato cada día. Así, para él serán normales los ruidos de los coches, la gente y las bicicletas. Cuando ya pueda andar por la calle será bueno que, a ratos y poco a poco, durante el paseo le dejes acercarse a otros perros, personas mayores y niños. Debemos intentar que el primer contacto que tenga sea lo más positivo posible para evitar miedos. De la misma forma gradual deberemos acostumbrarlo a otros miembros de la familia, mascotas, amigos, al veterinario y a hacer sus necesidades fuera de casa. Son muchas cosas a tener en cuenta para educar bien a un cachorro, por eso te recomendamos que también leas este artículo sobre cómo socializar a un cachorro.

Cómo educar a un pastor alemán - La socialización del pastor alemán cachorro

La educación de un pastor alemán

Educar a un pastor alemán adulto que tiene su carácter y comportamiento definidos también es posible. Puede aprender tanto cosas nuevas como corregir algunas que no sean adecuadas, como la forma de pasear o a perder el miedo a las personas. Lo más importante a tener en cuenta es que, como ya es una mente formada, el perro ovejero o pastor alemán que tenga que cambiar hábitos y aprender cosas necesitará más dedicación y paciencia que un cachorro.

Siempre que utilicemos un refuerzo positivo nuestro perro aprenderá más rápido y mejor todo lo que le enseñemos, ya sean algunas órdenes nuevas para él como venir a tu lado, sentarse o echarse, o bien, a comportarse cuando hay visitas en casa. Además, el pastor alemán o alsaciano no tiene ninguna dificultad en aprender cosas nuevas a lo largo de toda su vida, pues es una de las razas más inteligentes. Debes dedicar unos minutos cada día a enseñarle esos trucos nuevos que quieres que aprenda o lo que sea necesario para mejorar la convivencia, pero no debes excederte porqué pasará a ser algo muy aburrido para el can y se cansará, sin aprender nada. Recomendamos que no estés más de 15 o 20 minutos seguidos cada vez que te pongas enseñar a tu fiel amigo algo nuevo. Es importante remarcar que no es nada bueno que le enseñemos las cosas con castigos y gritos, pues estas técnicas anticuadas solo acaban dañando a los perros y solo generan agresividad y conductas no deseadas, puesto que exponen al can a un gran estrés e incluso miedo.

Cómo educar a un pastor alemán - La educación de un pastor alemán

Educación y adiestramiento avanzados

Debido a que el pastor alemán tiene un gran capacidad para aprender y para trabajar junto a su compañero humano, ha sido utilizado como perro de trabajo desde siempre. Estos perros pueden trabajar como pastores, perros policías, bomberos, de rescate e incluso de terapia, por lo que es una raza realmente versátil y no resulta muy complicado educar a un pastor alemán.

Al tener estas capacidades es bueno para la salud mental y física de nuestro perro que, aunque no lo hagamos trabajar en ninguna de las profesiones anteriores, le ofrezcamos la oportunidad de recibir un adiestramiento más completo y avanzado. Te recomendamos que le permitas practicar con circuitos y rutinas de ejercicio para estimularlo con túneles, rampas, etc. Si quieres que desarrolle alguna de estas habilidades de forma más específica será bueno que acudas a un profesional de la educación y del adiestramiento canino para que os guíe lo mejor posible a ambos. Si decides hacerlo verás que tu pastor alemán es un perro más equilibrado, completo y feliz que nunca.

Cómo educar a un pastor alemán - Educación y adiestramiento avanzados

Ejercicio necesario para un pastor alemán

Como cualquier otro perro esta raza necesita ejercicio diario para cansarse física y mentalmente, sintiéndose así completo y relajado. Es bueno pasear tres veces al día y que en algún momento del paseo se deje al perro suelto unos pocos minutos para que explore a su gusto. Debemos dejar que olfatee su entorno, corra, se relacione con otros de su especie y con personas, etc., esta será una forma de enriquecerlo y liberarlo del estrés y del exceso de energía. No es recomendable que te pases horas cada día ejercitando a tu pastor alemán, piensa que también debe descansar y recuperarse y que, además, esta raza sufre propensión a problemas en la cadera y, por ello, es bueno que conozcas cómo cuidar a un perro con displasia de cadera.

Es muy importante que eduques a tu perro para pasear bien cuando vaya atado y también le puedes enseñar a tu perro a pasear sin correa, que aprenda a andar cerca tuyo y a venir a tu lado cuando lo llames. Si tienes problemas durante el paseo porqué tu perro estira demasiado de la correa o se cruza mucho delante tuyo al andar, puedes probar a mejorarlo cambiándole el collar por un arnés especial para evitar tirones y dejando de andar cuando lo haga mal e intentar corregirlo con paciencia, felicitándolo cuando lo haga bien. Recuerda que si aún así no lo consigues mejorar puedes acudir a un etólogo o a un educador canino. Ahora que ya sabes cómo educar a un pastor alemán te invitamos a que leas este otro artículo de unComo en el que te explicamos cómo cuidar a un pastor alemán.

Cómo educar a un pastor alemán - Ejercicio necesario para un pastor alemán

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo educar a un pastor alemán, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Mascotas.

Escribir comentario sobre Cómo educar a un pastor alemán

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo educar a un pastor alemán
1 de 5
Cómo educar a un pastor alemán

Volver arriba