Cómo educar a un doberman

Cómo educar a un doberman

El doberman es una raza imponente de una belleza elegante, muy atlética y lejos de los prejuicios que existen sobre su peligrosidad, es un animal muy inteligente y sociable. No hay animal peligroso, sino un humano que no lo educa y lo ama como se merece. El doberman es una raza fácil de entrenar, muy leal a la familia y son extraordinarios guardianes. Si tienes la suerte de compartir tu vida con un doberman, tendrás un amigo fiel para toda tu vida. Desde unComo.com te contamos cómo educar a un doberman.

Necesitarás:
Pasos a seguir:
1

Antes que nada, la clave para educar a un doberman es no tener ningún medio en reprenderle y corregir su comportamiento llegado el caso. Es tu perro, es tu responsabilidad, si compartes tu vida con un doberman debes ser capaz de educarlo sin temores y darle una vida como se merece. Si no lo condenarás al abandono, cada año miles de perros considerados potencialmente peligrosos acaban en malas manos, y en peores circunstancias.

2

Debes empezar a educar a tu doberman cuando todavía es un cachorro. A partir de los 6 meses, es la edad ideal para comenzar con todo el proceso de educación y entrenamiento, ya que aprenden con mucha facilidad, y es cuando aprenden a socializar con la familia. Es el momento de enseñar al cachorro a que no sea muy sobreprotector. Es el momento de empezar con simples actos de obediencia.

3

Debes enseñar y demostrar a tu doberman que tu y tu familia sois los jefes de la manada. Debe quedar clara esa posición de poder y de liderazgo sobre él. Los perros en general tienen a querer hacerse con el mando de cualquier lugar donde se encuentren, y tu casa no será una excepción. Pero tú eres quien mandas, quien decide qué hacer y cómo. No permitas que tu amigo canino se apodere de tu casa y haga lo que quiera desde el principio. Debes decidir cuando comerá, cuando es el momento de dormir y también cuando es el momento para recibir mimos. Cuando por ejemplo salte sobre ti para captar tu atención, intenta calmarlo y hacerle entender que no es el comportamiento apropiado. Si hace falta llegar a castigarle, por un mal comportamiento constante puedes usar una jaula para encerrarlo cuando no consigas que se porte como debe. Lo de encerarlo es solo como medida provisional y siempre momentánea, debes hacerlo inmediatamente después de que haga algo incorrecto. Y repito, por poco tiempo. No se trata de que tu doberman te tenga miedo, sino de que te respete. Cuando salgas a pasear con él, debes salir tu primero por la puerta y que sea él quien te siga, así refuerzas tu liderazgo.

4

Debes hacer que tu doberman se relacione con la gente y con otros perros de forma regular. El proceso de socialización implica que salgas con tu perro por diferentes lugares y lo acostumbres a otras personas y otros animales de forma frecuente. Si ves que está un poco tímido y le cuesta, dile algo bonito, anímale. Verás como poco a poco se abrirá con confianza y la actitud apropiada.

5

Una vez tu perro está acostumbrado y cómodo con diversos ambientes, y se relaciona de forma positiva con otras personas y animales, es el momento de empezar a enseñarle más cosas. Lo primero y fundamental es enseñarle a pasear bien con una correa de adiestramiento. Cuando pasees con tu doberman deja que vaya delante con la correa larga, si empieza a estirar tira con firmeza y dile en tono claro, firme y directo "Quieto", después cambia de sentido. Con esto lo que pretendemos es que se pare, te mire y cambie de dirección contigo. Si lo hace bien, dale algún premio en forma de comida o elogios. Con esta orden puedes también conseguir que tu perro pasee contigo sin tener que tirar constantemente de la correa. Tras repetir este tipo de órdenes, conseguirás que tu perro se quede quieto sin tener que tirar de la correa. Si ves que no te hace caso o se despista, tendrás que repetir el proceso.

6

No hay que olvidar los pequeños premios para enseñarle órdenes básicas. Cuando salgas a la calle para educar a tu doberman procura llevar siempre contigo premios interesantes, como por ejemplo sus galletas favoritas, o algún trozo de salchicha a trozos. Cuando quieras darle su recompensa haz que se siente, se relaje, te mire a los ojos y ahora, le das su premio. No dejes de repetir la orden "siéntate" hasta que no lo haga, no le incites a hacerlo empujando su espalda. Debe hacerlo por su cuenta y con las palabras, el tono y las órdenes, lo acabará haciendo.

7

Debes enseñarle la orden de "abajo" cuando tu doberman esté sentado. Para eso debes ponerte a su lado, coger un trozo de comida y guiarle con tu orden y con la comida hacia el suelo con el movimiento. Lo normal es que tu perro siga con su mirada y su hocico la recompensa hasta que llegue a estar totalmente en el suelo. Cuando esto ocurra, dale su premio. Probablemente tendrás que repetirlo muchas veces, pero lo conseguirá con constancia. Tu perro deberá quedarse en esa posición hasta que lo liberes con la orden "de acuerdo". Repite de nuevo la palabra "abajo" para que siga recostado hasta que le indiques lo contrario. Para conseguir que se levante, debes dar la orden "de acuerdo" en un tono diferente, alegre, activo, y optimista.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo educar a un doberman, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Mascotas.

Consejos
  • Te recomendamos mucha paciencia porque tendrás que repetir bastante las órdenes cada día. Las sesiones de entrenamiento no deben durar más de 10 minutos.