Compartir

Cómo curar una herida a un perro

Cómo curar una herida a un perro

Los perros pueden hacerse heridas tanto durante el paseo y jugando con otros perros, como en casa. Es por ello que conviene saber cómo atenderles en caso de que se hagan daño, así como saber si es necesario el veterinario dependiendo de la gravedad de la herida. Así, hay situaciones en las que sí podemos actuar nosotros mismos con un botiquín sencillo, aunque más adelante llevemos a nuestro peludo a una revisión veterinaria, y hay ocasiones en las que es vital que sea directamente el especialista el que actúe.

A continuación, en este artículo de unCOMO, explicamos de forma sencilla y con consejos de expertos cómo curar una herida a un perro, según la parte en la que esté la lesión o su gravedad.

Cómo curar una herida a un perro en la pata

Las patas son unas de las partes en las que los perros suelen hacerse heridas, sobre todo jugando o cuando pasean por el campo. Para curar una herida a un perro es necesario seguir una serie de pasos básicos, sea cual sea el tipo de lesión, pero en estos pasos usaremos de ejemplo una herida en la pata y más adelante seguiremos con otros tipos.

  1. Coloca un bozal al perro: ya que debido al dolor que pueda sentir puede marcarnos o mordernos al tocar la lesión.
  2. Valora la gravedad de la lesión: observa si la herida es muy grave o no. Si es superficial y reciente puedes curarla tú mismo, pero si es profunda o no es reciente y parece estar infectada o ulcerada es necesario que lo lleves cuanto antes al veterinario.
  3. Reúne el material necesario: para curar una herida a un perro necesitas agua oxigenada, yodo tipo betadine, alcohol, suero fisiológico, gasas, tijeras esterilizadas, guantes de látex, etcétera.
  4. Asegúrate de que está quieto: dentro de lo posible hay que procurar que el can esté quieto, por lo que es mejor si alguien nos ayuda a aguantarlo y calmarlo a la vez.
  5. Corta el pelo: si la zona de la lesión tiene mucho pelo hay que recortar un poco alrededor para evitar que se infecte. Usa las tijeras desinfectadas para ello.
  6. Limpia la herida: coge la pata herida con cuidado y coloca una gasa justo debajo de la lesión y echa suero fisiológico o alcohol de farmacia para retirar la suciedad, limpiar y ver mejor.
  7. Desinfecta la lesión: usando otra gasa echa agua oxigenada. Puedes dar suaves toques con la gasa, sobre todo si la lesión estaba bastante sucia, hasta comprobar que ya no sale sangre. Aplica un poco de yodo y deja que se airee.
  8. Cubre la herida: una vez se haya ventilado suficiente y esté seco el yodo, cubre la herida con un apósito o gasas. Dependiendo de la zona y del pelo que tenga el can te será más fácil usar un apósito o esparadrapo o bien usar gasas o vendajes atándolos. Además, puedes colocar un cono o collar isabelino a tu peludo.
  9. Revisa varias veces al día: tendrás que abrir el vendaje, limpiar bien, volver a aplicar yodo, dejar secar y volver a cubrir mínimo dos o tres veces al día, dependiendo de la lesión y su avance, hasta que esté curada del todo.

En el caso de querer curar heridas de mordeduras a un perro es vital que no solo desinfectemos, sino que llevemos al animal al veterinario para que revise su salud en general, ya que a través de mordidas pueden transmitirse enfermedades.

Si hay que curar una herida infectada a un perro, aparte de seguir los pasos mencionados también necesitará tratamiento antibiótico, que debe recetar el especialista. Del mismo modo, si nuestro peludo tiene un úlcera en la piel es vital que sea el especialista quien diga cuál es el mejor tratamiento, pero para curar heridas en perros que no cicatrizan, es decir úlceras, hay tratamientos naturales que pueden ayudar, como la miel y el azúcar. Por un lado, el azúcar absorbe la humedad de la herida, deshidratando la zona y a los microorganismos que infectan la lesión y acelera la cicatrización. Por otro lado, la miel también acelera la cicatrización a la vez que desinfecta, ya que esta produce peróxido de hidrógeno o agua oxigenada.

En este otro artículo de unCOMO te explicamos Cómo curar heridas de perros con azúcar.

Cómo curar una herida a un perro - Cómo curar una herida a un perro en la pata

Cómo curar una herida a un perro en la oreja

Las orejas son una zona muy delicada en los perros. Si tu peludo tiene una lesión en la parte externa de la oreja, es decir por atrás, puedes seguir los mismos pasos de antes. En cambio, si la herida en la oreja del perro está en la parte interior, en el pabellón auricular, tienes que tener un poco más de cuidado o llevarlo directamente al veterinario.

  1. Sigue los mismos pasos del 1 al 5 del apartado anterior.
  2. En este caso, para limpiar la herida no conviene que eches directamente el agua oxigenada, el alcohol o el yodo, puesto que el oído es muy delicado y no se puede acumular líquido en él porque se pueden producir otitis y dañar el tímpano. Lo que tienes que hacer es envolver tu dedo con un par de gasas estériles y ahí echar el desinfectante que vayas a usar para retirar toda la suciedad y desinfectar.
  3. Una vez termines de limpiar, deja la herida al aire para que se seque bien por sí sola. No es necesario que la cubras con nada, solo en caso de que esté en la parte externa, por atrás o si es una lesión grave.

En caso de que haya sangre o hemorragia, lo mejor es que apliques primero varias gasas en el oído y una vez hayas retirado lo máximo posible de sangre apliques directamente un poco de agua oxigenada con cuidado, masajea un poco la oreja, como cuando aplicamos gotas para la otitis, y luego deja que se sacuda un poco para eliminar líquidos. Sigue haciéndolo hasta que ya no haya hemorragia. En cualquier caso de herida en la oreja o el oído, pero sobre todo si hay hemorragia, es vital que un veterinario vea al can ya sea para curarle directamente como para una revisión después de curarlo tú.

Cómo curar una herida a un perro - Cómo curar una herida a un perro en la oreja

Cómo curar una herida a un perro en la boca

Algunos canes juegan con objetos duros, como palos y piedras, o bien come comida dura, como algunas bolas de pienso y huesos, y estos objetos pueden producir heridas en la boca de los perros. También es posible que se hagan una jugando con otros perros.

Curar una lesión en la boca de un perro en principio es más sencillo. Primero reconoce si la lesión no es muy grave y puedes atener tú a tu peludo o si es necesario el veterinario, por ejemplo si hay mucha sangre, si se ha roto un diente o si la herida es profunda o tiene un objeto clavado. Si puedes hacerlo tú mismo, tendrás que seguir estos pasos:

  1. Lava la boca del can con agua o suero fisiológico abundante, dale a beber agua, toda la que quiera, y/o usa una jeringuilla para echarle directamente el chorro de agua o suero y limpiar la zona.
  2. Si hay bastante sangre, ponte guantes de látex y envuelve tu dedo con una gasa mojada en agua oxigenada, pero no empapada, y aplícala en la lesión con suaves toques.
  3. Después de asegurarte de que no es grave y de que ya no sangra, aplica un poco de clorhexidina en spray o en gel. Este es un producto desinfectante para la boca, que también usamos mucho las personas, y que conviene tener en casa para hacer limpieza de boca habitual a nuestro peludo.

Cómo curar una herida a un perro en el hocico

Las heridas en el hocico de un perro, normalmente, son fáciles de curar y pueden hacérselas jugando, corriendo, olfateando o por la mordida de otro justo en esta parte. Por ejemplo, las heridas en la nariz o trufa son muy comunes en perros rastreadores tipo sabueso. Para curar este tipo de lesiones tienes que:

  1. Sigue los pasos del 1 al 5 del primer apartado. En este caso, puede que no te vaya bien colocarle bozal porque la herida esté justo en el morro, pero pueden ayudarte a inmobilizarle la boca con un vendaje suave que deje la lesión libre o con las manos y el corte del pelo hazlo solo si es realmente necesario.
  2. Limpia y desinfecta la lesión como se ha explicado en el primer apartado.
  3. Deja que se airee la lesión y solo cúbrela si es necesario, es decir si es algo grave, puesto que en esta zona puede curarse mucho más rápido si se deja descubierta y se vigila que el can no olfatee mucho ni zonas sucias.
  4. Limpia y desinfecta la lesión un par o tres de veces al día.
Cómo curar una herida a un perro - Cómo curar una herida a un perro en el hocico

Cómo curar una herida a un perro en el lomo

Las heridas en el lomo de un perro pueden darse por una pelea con otro can u otros animales, por haberse rascado mucho o por accidentes o atropellos. En el caso de una mordedura la lesión en el lomo tendrá marcas de dientes, como agujeros de diferentes tamaños, o desgarros, por rascarse será una lesión con arañazos y seguramente falte de pelo y en caso de accidente o atropello puede haber una laceración o una quemadura, aparte de heridas internas, lesiones óseas, etcétera. En estos casos lo más indicado es ir directamente al veterinario, puesto que si es una mordedura hay que desinfectar muy bien pero también valorar la salud general porque pueden transmitirse enfermedades, si es una quemadura o una laceración se necesita también atención especializada porque será necesario una cura muy meticulosa y en el caso de una laceración pueden necesitarse puntos.

Por último, solo en caso de que la herida en el lomo sea por rascarse puedes atenderlo tú, pero igualmente conviene que después un veterinario lo vea y te diga la causa, pues pueden ser parásitos, alergias, dermatitis, etcétera. Para curar una herida en el lomo puedes seguir todos los pasos mencionados en el primer apartado sobre la herida en la pata, solo que aplicándolo a la zona del lomo afectada.

Cómo curar una herida a un perro con gusanos o miasis

Por último, hay un tipo de lesiones muy frecuentes en canes que viven en el campo o que, aunque estén en ciudad, están en malas condiciones y en un entorno sucio. Se trata de las heridas con gusanos, que son las larvas de insectos, como algunas especies de moscas, que aprovechan las heridas para poner sus huevos y estos eclosionan y crecen en estos tejidos lesionados. Esta infección se conoce como miasis.

Son heridas peligrosas porque no cicatrizan mientras estén parasitadas y pueden darse infecciones secundarias con bacterias y hongos. Los gusanos pueden verse a simple vista o no, puede que solo se vea un pequeño agujero en la piel.

Para curar una herida con gusanos a un perro primero hay que colocar un bozal al can y usar guantes, unas pinzas esterilizadas y un desinfectante, tipo alcohol o agua oxigenada. Retira todos los gusanos con la ayuda de las pinzas, presionando la herida con una mano y con la otra usando la pinza y tirando despacio. Una vez quede limpia de larvas, tienes que desinfectar las heridas de forma normal. Por supuesto, es preferible que esta tarea la lleve a cabo el veterinario.

Para más información para realizar bien este tipo de curas, te recomendamos este otro artículo de unCOMO sobre Cómo curar heridas con gusanos en perros.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo curar una herida a un perro, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Mascotas.

Escribir comentario sobre Cómo curar una herida a un perro

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo curar una herida a un perro
1 de 4
Cómo curar una herida a un perro

Volver arriba