Compartir
Compartir en:

Cómo curar el dolor de estómago en un perro

Cómo curar el dolor de estómago en un perro

Es difícil saber cuándo está malo nuestro perro a no ser que haya algún síntoma claro como sangre en sus heces o en alguna otra parte, vómitos, diarrea, o tos. Pero lo cierto es que nuestras mascotas también sufren de dolores, como el dolor de estómago. Por ello si ves que tu perro está comiendo menos, ha perdido el apetito o se pasa el día tumbado sin jugar siendo un perro activo es posible que tenga alguna dolencia. Si le notas algún síntoma o ves que se ha comido algún objeto no deseado lo indicado es que le lleves al veterinario. Si no puedes llevarle inmediatamente o para aliviar esta dolencia, en unCOMO te vamos a contar cómo curar el dolor de estómago en un perro.

Cómo reconocer el dolor de estómago en los perros

El dolor de estómago de los perros no es muy diferente al de las personas y puede deberse a varias causas, aunque en los perros no es muy común. Reconocer esta dolencia en un perro puede ser muy difícil ya que, si los síntomas no son muy evidentes, podemos no darnos cuenta.

Algunos de los síntomas que puede tener tu perro si le duele el estómago son:

  • Letargo o encontrarlo demasiado cansado o tumbado todo el rato.
  • Que llore o gima.
  • Postura anormal, como por ejemplo que se arquee hacia adelante como resguardando su estomago o que se estire demasiado.
  • Respiración pesada.
  • Hinchazón en el abdomen, que puede estar incluso rígido.
  • Diarrea.
  • Vómitos.
  • Su estómago gruñe o tiene flatulencias constantes o muy olorosas.
  • A veces también se muerden o lamen la zona.

Causas del dolor de estómago en el perro

Algunas de las causas que pueden provocar dolor de estómago en tu perro son:

Indigestión

Es la causa más común y no suele durar más de uno o dos días. Puedes llevar a cabo algunas acciones en tu propia casa para que tu perro esté lo mejor posible, pero lo mejor es llevarle al veterinario en cuanto notes algo raro, sobre todo si los síntomas persisten más de 24 horas o encuentras restos de sangre en las heces o el vómito.

En este otro artículo de unCOMO te descubrimos 10 alimentos que no puede tomar un perro y por qué.

Cuerpos extraños

Muchos perros cogen todo lo que encuentran en la calle, y no sólo eso , si tenemos hijos puede que se lleven sus juguetes a la boca. Hay un montón de causas por las que nuestro perro puede haberse tragado algún objeto extraño, producto químico o vegetal tóxico. Y esto puede hacer que le duela el estómago o le provoque vómitos. En este caso el problema desaparecerá al expulsarlo mediante las heces, aunque a veces requiere de algún tipo de intervención por parte del veterinario para ayudarle a expulsarlo.

Dilatación o vólvulo estomacal

El vólvulo estomacal o dilatación estomacal se produce porque el estómago se ha llenado de aire hinchándose de tal forma que presiona las venas que llevan la sangre con impurezas impidiendo que ésta se limpie y todas esas impurezas se quedan estancadas en la sangre. Esto suele ocurrir en razas de perros grandes o gigantes y da igual la edad o condición física del perro, puede darse en cualquier época.

Puede ocurrir porque sea un perro muy ladrador, porque coma deprisa y le entre aire, por hacer ejercicio tras comer o beber agua después de hacer ejercicio, entre otros. Es una afección bastante grave y si además de dilatación hay torsión gástrica (el estómago se retuerce sobre sí mismo) la situación empeora.

En este caso notarás algunos síntomas como arcadas improductivas (el perro quiere vomitar pero no puede), abdomen dilatado, salivación excesiva o dificultad para respirar. En este caso tienes que llevar inmediatamente a tu mascota al veterinario porque es un caso grave. En unCOMO te damos algunos consejos para que aprendas a evitar la torsión de estómago en perros.

Bacterias helicobacter

Al igual que los seres humanos, los perros también pueden padecer de bacteria helicobacter, aunque en el caso de los animales no es pylori sino heilmannti.

Cómo curar el dolor de estómago en un perro

Cuando se trata de una indigestión, lo mejor es dejar que el animal repose y no darle de comer a lo largo de 5 o 6 horas para que su sistema digestivo descanse. Eso sí, hay que tener siempre mucha agua para que pueda hidratarse. No hay que forzar al perro a comer si no quiere.

Si ves que dándole agua el animal vomita entonces raciona el agua en pequeñas cantidades cada media hora. Si en las dos o tres horas siguientes de darle agua intermitente no vomita entonces puedes dejarle otra vez libre acceso. Si, por el contrario, continúa vomitando entonces es mejor que lo lleves al veterinario.

Pasadas unas horas, o incluso un día sin comida, ve introduciéndola poco a poco. Es mejor empezar por una pequeña cantidad de comida y, a ser posible, comprar alguna que sea baja en grasa para que se digiera mejor. Hay algunas comidas para perros específicas para una recuperación.

En este otro artículo de unCOMO te contamos cómo tratar la indigestión en perros.

Evitar los problemas digestivos de tu perro

También puedes evitar problemas digestivos en tu animal siguiendo una serie de recomendaciones.

  • Dieta adecuada y en cantidades justas. Una comida de calidad y adecuada tu perro (raza, edad, estado de salud) es imprescindible para evitar una mala digestión. Además, la cantidad justa de comida también es clave para evitar las digestiones pesadas. Las raciones adecuadas para un perro se mencionan en los envases de alimentos caninos.
  • Evitar que coma con rapidez. Cuando un perro come deprisa ingiriendo gran cantidad de comida, ya sea por ansiedad, o porque como así, puede provocar no sólo una mala digestión sino que entre mucho aire en su abdomen, lo que puede ser grave Si notas que tu perro come deprisa puedes racionarle la comida en dos partes y ofrecérsela en un intervalo de 15 minutos. También existen los llamados comederos de lenta dosificación que son iguales que los normales pero con hendiduras (a veces con forma de dibujos) que hacen que el perro coma más despacio.
  • No realizar ejercicio físico justo después de comer. Sacar a tu perro a pasear justo después de correr o llevarle a que corra o juegue es un error ya que no deja reposar el alimento en el estómago. Lo mejor es que descanse al menos media hora.
  • Evitar darle huesos o sobras de tu comida. Los huesos pueden producir graves problemas gastrointestinales en el animal y las comidas caseras que no han sido supervisadas por un nutricionista canino pueden provocar malas digestiones.
  • Dietas para perros con estómago delicado. Los perros que padecen de afecciones como gastritis, intolerancias alimentarias, o intestino irritable deben llevar una dieta específica. Para ello hay piensos terapéuticos determinados.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento veterinario ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo curar el dolor de estómago en un perro, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Mascotas.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Cómo curar el dolor de estómago en un perro

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo curar el dolor de estómago en un perro
1 de 4
Cómo curar el dolor de estómago en un perro