Compartir

Cómo cuidar una tortuga de tierra

Por Alba.. 12 septiembre 2019
Cómo cuidar una tortuga de tierra

¿Has pensado en tener una tortuga de tierra? ¿Tienes este animal como mascota? ¿Eres amante de las tortugas? Si te sientes identificado con alguna de estas preguntas, seguro que te interesará saber más acerca de este animal exótico. En buen estado de salud, las tortugas de tierra pueden vivir más de 50 años y, en algunos casos, hasta más de 100. Son, en pocas palabras, unas verdaderas compañeras de vida.

En este artículo de unCOMO, te contamos cómo cuidar una tortuga de tierra correctamente, así como todo lo que necesitas saber sobre su hábitat y alimentación, para que logres mantenerla en buen estado de salud y te acompañe por muchos años. ¡Acompáñanos y descubre más!

También te puede interesar: Cómo cuidar una tortuga de agua

Tipos de tortugas de tierra

Las tortugas de tierra son reptiles que podemos hallar en casi todos los continentes. Son excelentes mascotas, aunque su creciente popularidad como animales de compañía ha puesto en riesgo su reproducción, pues la mayoría de las personas suele tener solo una en casa.

Debido a que son un animal silvestre y exótico, para cuidarlas y tenerlas de mascota debemos imitar las condiciones de sus hábitats naturales. Cada especie tiene un hábitat distinto, por lo cual es necesario asesorarte muy bien para conocer de dónde viene tu mascota.

Existen unos 16 géneros de tortugas terrestres, los cuales se dividen para dar paso a un aproximado de 60 especies diferentes. Las tortugas terrestres son uno de los animales más antiguos del planeta, pues el primer registro que se tiene de ellas es del período Triásico (hace más de 200 millones de años). Estas son algunas de las especies más populares de tortugas de tierra:

  • Tortuga mora: se halla en Europa, Asia y África y cuenta con 17 subespecies diferentes. Pertenece al género Testudo y es la especie más extensa de su género. Se caracteriza por tener un caparazón amarillento con tonos verde oliva. Pueden vivir hasta 60 años en estado salvaje y llegan a pesar unos 600 g.
  • Tortuga mediterránea: podemos encontrarla solo en Europa, es de hábitos diurnos y herbívora. Existen diferentes subespecies en Italia, España y Francia, las cuales presentan morfologías diferentes. Pueden pesar entre 400 y 800 g y suelen tener un caparazón amarillo con manchas oscuras muy definidas.
  • Tortuga terrestre argentina: esta especie está distribuida en el sur y el centro de América del Sur. Vive en hábitas semiáridos y áridos, aunque pueden hallarse incluso en los fríos paisajes de la Patagonia. Es omnívora y puede alcanzar entre 26 y 32 cm de largo.
  • Tortuga terrestre de patas rojas o tortuga morrocoy: es una especie nativa del norte de América del Sur y Centroamérica. Se caracteriza por tener patas con manchas de color rojo. Su caparazón es negro con manchas amarillentas.
  • Tortuga de patas amarillas: emparentada con la tortuga de patas rojas, la tortuga de patas amarillas comparte gran parte de su hábitat. Sus patas presentan manchas amarillas y puede llegar a medir hasta unos 75 cm de largo. Como la mayoría de las tortugas terrestres de América, es omnívora.

La mayoría de las especies de tortugas terrestres están en peligro de extinción debido a la destrucción de su hábitat, la caza y su creciente popularidad como mascotas.

En nuestro artículo Cómo saber si mi tortuga es de agua o de tierra te contamos las principales diferencias entre ambos animales.

Cómo cuidar una tortuga de tierra - Tipos de tortugas de tierra

Cómo cuidar una tortuga de tierra - cuidados básicos

Muchas personas creen que las tortugas de tierra no necesitan muchos cuidados, pero la realidad es que necesitan los mismos que cualquier otra mascota. A continuación, te damos toda la información necesaria para cuidar y mantener a estos animales sanos y felices, así podrán vivir y crecer con una salud óptima.

Hábitats y terrarios para tortugas de tierra

Lo primero que debes proporcionarle a tu tortuga es un espacio con un ambiente ideal para ella. Lo mejor es un jardín, pero si vives en un apartamento puedes crear un hábitat para ella. Puedes comprarle un terrario para reptiles o hacerle un hogar utilizando una caja de plástico que posea unos 30 centímetros de profundidad y 60x90 centímetros de base. Ten en cuenta los siguientes consejos para crear el hábitat ideal para tu mascota:

  • Lo ideal es que tengas el terrario cerca de una ventana donde puedan tener acceso al sol. Si no es posible, coloca una lámpara de alto espectro que simule la luz solar, ya que les encanta tomar el sol.
  • Proporciónale un lugar donde se pueda remojar y llénalo con agua hasta unos 3 cm.
  • Coloca troncos y piedras para su entretenimiento, pues les encanta escalar.
  • Para dormir necesitará un refugio oscuro, así que puedes crearlo tú mismo con una caja o con una maceta volcada. Puedes colocar un poco de arena en la base para que se sienta cómoda.

Los terrarios deben tener una temperatura controlada que simule las condiciones climáticas en las que estos animales viven en condiciones salvajes, sobre todo durante los meses en los que las temperaturas bajan. La mayoría de las tortugas de tierra deben vivir en un hábitat que tenga entre 27 y 30 ºC durante el día. Durante la noche, la temperatura debe descender unos pocos grados.

Asimismo, es importante que cuides el nivel de humedad. Muchas especies de tortugas terrestres viven en climas con alta humedad, así que si vives en un lugar donde el aire tiende a resecarse, puedes comprar un humidificador para que vivan cómodamente.

Si tienes un jardín, solo tendrás que procurar que tenga un recipiente donde remojarse, así como también un lugar para esconderse y dormir. Vigila a tu mascota, ya que podrían escaparse, pues son excelentes excavadoras.

Nunca utilices una pecera para como terrarios para tortugas de tierra, ya que se concentra el calor en su interior y la tortuga podría morir.

Hibernación de las tortugas

Durante el invierno, algunas especies de tortugas hibernan debido a las bajas temperaturas. La hibernación es un estado de hipotermia controlada que llevan a cabo muchas especies con el fin de soportar mejor las bajas temperaturas que trae el invierno.

Debido a que muchas especies son originarias de climas tropicales, algunas tortugas terrestres no suelen hibernar. No es recomendable que las lleves a este estado obligatoriamente, ya que al despertar podrían tener problemas de metabolismo o morir.

Si no vives en un clima tropical y tu tortuga proviene de allí, debes crear un ambiente de temperatura controlada durante los meses de frío. De esta forma, no sufrirá en bajas temperaturas y siempre podrá vivir en sus condiciones naturales.

Si tienes más dudas sobre la hibernación de las tortugas terrestres, consulta siempre a un veterinario antes de alterar el ciclo normal de estos encantadores animales.

Cuidados del caparazón de una tortuga de tierra

Para que tu tortuga luzca su caparazón en las mejores condiciones posibles, hay una serie de factores a tener en cuenta:

  • Luz solar: es necesario que las tortugas terrestres tomen el sol por lo menos durante 15 minutos al día, para que su caparazón se mantenga sano y fuerte con ayuda de la vitamina D.
  • Alimentación: una buena alimentación, variada y equilibrada, es esencial para que tengan los nutrientes necesarios para mantener la dureza del caparazón.
  • Minerales: las tortugas necesitan calcio y fósforo. Gracias a estos minerales, el caparazón puede permanecer en buenas condiciones sin emblandecerse.
  • Hábitat: un buen hábitat le proporcionará a tu tortuga salud y bienestar para su caparazón. Recuerda ofrecerle un espacio donde pueda desplazarse correctamente y hacer ejercicio para que no se estrese.
  • Cuidados del caparazón: respecto a la limpieza del caparazón de una tortuga terrestre, esta se debe realizar una o dos veces a la semana si vive en un jardín. Si vive en el interior, puedes limpiarla una vez a la semana. Bastará con echarle agua encima y sacar la suciedad con ayuda de un cepillo pequeño. Nunca utilices jabones u otros productos de limpieza o aseo.

En nuestro artículo Cómo cuidar el caparazón de una tortuga terrestre, te explicamos más acerca de los cuidados de una de las partes más importantes de tu mascota.

Cómo cuidar una tortuga de tierra - Cómo cuidar una tortuga de tierra - cuidados básicos

Qué comen las tortugas de tierra

Lo más importante en una tortuga de tierra es su alimentación. Dependiendo de la especie, estos animales pueden ser herbívoros u omnívoros, así que asegúrate de conocer la especie de tu tortuga para saber qué tipo de alimentación sigue.

En su mayoría, estos reptiles se alimentan de verduras y frutas. En algunos casos, complementan su dieta con proteínas de origen animal. Si ese es el caso de tu mascota, debes proporcionarle una alimentación rica que también cubra esta necesidad.

Con una buena alimentación, evitarás enfermedades en su piel y caparazón, pues necesitan de una cierta cantidad de nutrientes para mantenerse en buena salud.

Aunque seguro que has oído que la lechuga es lo que más tienen que comer, ya que les encanta, una alimentación basada en lechuga provoca falta de vitamina A. Las hierbas y las hojas silvestres son más saludables que las hojas de lechuga, ya que tienen más fibra y se asemejan más a la dieta de estos reptiles en estado salvaje. Esta es la alimentación de las tortugas de tierra:

Verduras para tortugas de tierra

Las verduras de hoja verde constituyen aproximadamente el 70 % de su alimentación. En especies del género Geochelone, estas forman el 90 % de su dieta. Puedes darle hojas de:

  • Diente de león
  • Trébol
  • Acelgas
  • Lechuga
  • Hierba fresca
  • Hojas de apio
  • Escarola
  • Col
  • Espinacas
  • Hojas de nabo

Puedes ofrecerles otro 20 % de verduras frescas, entre las que destacan:

  • Brócoli
  • Calabacín
  • Zanahoria
  • Coliflor
  • Pepino
  • Calabaza
  • Tomate

Frutas para tortugas de tierra

Las frutas representan alrededor del 10 % de la dieta de una tortuga de tierra. Puedes ofrecerle:

  • Manzanas
  • Naranjas
  • Melones
  • Fresas
  • Plátano
  • Piña
  • Sandía
  • Melón
  • Pera

Alimentos de origen animal

De forma ocasional y dependiendo de la especie, puedes darle a tu tortuga de tierra alimentos de origen animal, como insectos, caracoles, saltamontes o lombrices. No debes darle demasiado de este tipo de alimentos, pues no forma una parte muy significativa de su alimentación.

Pienso y otros suplementos para tortugas de tierra

Para las tortugas en edad de crecimiento o hembras que vayan a poner huevos se recomienda incorporar en su dieta suplementos de calcio, fósforo y vitaminas, los cuales se deben espolvorear sobre la comida para garantizar un desarrollo adecuado. Además, la luz solar es un elemento importantísimo en la vida de las tortugas, asegúrate de que siempre tenga acceso a ella.

Es importante que las tortugas de tierra dispongan de un recipiente para beber con agua siempre fresca. En cuanto a la alimentación, puedes variar las verduras y las frutas que le das cada día y colocársela como una ensalada para que coma de todo un poco al mismo tiempo.

Las tiendas de mascotas venden pienso para tortugas de tierra. Estos son alimentos que vienen fortalecidos con los nutrientes que necesitan en su alimentación. Te recomendamos que utilices el pienso solo como complemento adicional a las verduras y frutas, pues este nunca deberá sustituirlas.

Cuando las tortugas apenas se mueven o enferman, la mayoría de las veces es resultado de una mala alimentación. La sobrealimentación tiene como consecuencia tortugas poco saludables e inactivas.

Si quieres conocer más al respecto, no dudes en visitar nuestro artículo Cómo alimentar a las tortugas de tierra.

Cómo cuidar una tortuga de tierra - Qué comen las tortugas de tierra

Reproducción de las tortugas de tierra

Si tienes una pareja de tortugas terrestres, es posible que puedas observar su apareamiento y reproducción. Para saber si tu tortuga es macho o hembra, deberás observar su plastrón (la parte del caparazón que se ubica en el vientre de las tortugas). Los machos suelen tener esta parte de su cuerpo con una forma cóncava, mientras que las hembras suelen ser planas. Asimismo, el orificio de la cloaca suele estar más alejado de la cola en los machos, la cual suele ser más gruesa que la de las hembras.

Las tortugas terrestres alcanzan la madurez sexual entre los 7 y 10 años de edad. Por lo general, suelen reproducirse entre los meses de abril y junio, sobre todo si son especies no tropicales. Las especies tropicales pueden reproducirse más fácilmente en cualquier época del año, pues el clima varía muy poco.

La copulación dura aproximadamente 20 minutos y suelen anidar para colocar sus huevos. Debes asegurarte de que tus tortugas tengan un espacio para escarbar y anidar, pues si no lo encuentran pueden retener los huevos y poner en riesgo su salud. Suelen poner entre 2 y 12 huevos, los cuales eclosionan en los meses de otoño. Dependiendo del clima, los huevos pueden hibernar, en cuyo caso las tortugas nacerán en primavera.

Puedes incubar los huevos artificialmente para que haya mayor probabilidad de éxito. La temperatura para la incubación debe mantenerse entre los 28 y los 32 ºC, con una humedad del 60 %. Asegúrate de tenerlos en un lugar con orificios de ventilación. Puedes cubrirlos parcialmente con musgo húmedo. Si recogiste los huevos, es bueno ponerlos en la misma posición en la que los encontraste.

Si tus tortugas se han apareado, no dudes en consultar con un veterinario para conocer la mejor forma de asegurar el éxito de las crías y conocer sus cuidados.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo cuidar una tortuga de tierra, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Mascotas.

Escribir comentario sobre Cómo cuidar una tortuga de tierra

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
Yohana Ramirez
Me gustó mucho su articulo

Cómo cuidar una tortuga de tierra
1 de 4
Cómo cuidar una tortuga de tierra

Volver arriba