Compartir

Cómo cuidar las patas de mi perro

Por Débora De Sá Tavares . Actualizado: 16 enero 2017
Cómo cuidar las patas de mi perro

Las patas de los perros les ayudan a proteger sus huesos y articulaciones del impacto provocado por el movimiento, pero además es gracias a sus patas y almohadillas que son capaces de soportar condiciones climáticas severas y recorrer terrenos irregulares, por lo que necesitan una atención especial para conseguir proteger los tejidos de esta zona de manera eficaz.

Debido a todo el esfuerzo que deben soportar, en muchos casos es común que las patas de nuestro compañero presenten problemas, sin embargo es esencial mantenerlas en perfecto estado para garantizar su salud. ¿Quieres saber cómo cuidar las patas de tu perro? Sigue leyendo porque en unComo.com te lo explicamos con detalle.

Inspecciónalas regularmente

Algo básico para cuidar la patas de tu perro es realizar una inspección regular de las mismas con el fin de controlar su salud, por ello es importante establecerlo como un hábito. Hazlo una o dos veces a la semana y asegúrate de que las mismas estén bien, libres de lesiones o heridas especialmente la sensible zona de las almohadillas, que debido al calor y los terrenos inapropiados suelen secarse y agrietarse.

Durante estas revisiones aprovecha para limpiar las almohadillas de sus patas retirando la tierra, suciedad y cualquier residuo que haya podido quedar entre ellas, especialmente objetos peligrosos como vidrios, piedras, etc. Desarrollar este hábito hará que el animal se acostumbre a que manipules esta zona y, por tanto, cortar sus uñas será mucho más fácil.

Cómo cuidar las patas de mi perro - Inspecciónalas regularmente

Pelo corto

Los pelos ubicados en las patas de tu perro siempre deben estar cortos, especialmente si tu can tiene pelos entre las almohadillas. Recortarlos ayudará a a que el animal no se deslice cuando corre en aquellas superficies más lisas, como por ejemplo el parquet o los suelos suaves, garantizando una mayor estabilidad y una mejor movilidad.

Esta operación puede ser delicada, por eso si no te ves capaz lo mejor es que lo hagan en una peluquería canina cuando le corten el pelo o las uñas a tu mascota.

Uñas cortas

Es una de las actividades que más miedo despierta entre los dueños de perros, sin embargo es completamente necesaria. Mantener las uñas del animal adecuadamente cortas es importante para su cuidado, por eso es una tarea que no te debes saltar.

Si cuando tu mascota camina escuchas sus uñas rozar con el suelo, es momento de tomar acciones y reducir su tamaño. Si quieres realizar esta operación en casa, en nuestro artículo cómo cortar las uñas a un perro te explicamos el modo de hacerlo correctamente, de lo contrario lleva a tu mascota a una peluquería canina para que se encarguen del asunto.

Cómo cuidar las patas de mi perro - Uñas cortas

Almohadillas hidratadas y cuidadas

Las almohadillas de las patas de tu perro le permiten andar por diversos tipos de terreno sin la necesidad de usar protección, sin embargo las mismas ameritan gran cuidado para evitar agrietamiento, heridas, llagas y otro tipo de lesiones. Una de las medidas más importantes es limpiarlas e hidratarlas adecuadamente usando una crema especial para perros, nunca un productos de uso humano pues nuestro pH no es igual al de las mascotas. Este tipo de lociones, espesas y similares a la vaselina, ayudan a aportar hidratación y suavidad a esta zona. Pueden adquirirse en tiendas de productos para animales.

Además de hidratarlas, es importante tener en cuenta otras medidas para cuidar las almohadillas:

  • No pasees a tu perro únicamente por asfalto, especialmente durante los días de más calor, pues las altas temperaturas pueden producir quemaduras en esta zona. Lo mejor es alternar el asfalto con áreas suaves como el césped.
  • Los largos paseos por la montaña o por terrenos irregulares y con piedras causan daños en las almohadillas del perro, por eso es importante alternarlos con otros tipos de terrenos y ofrecer al animal la cantidad de actividad física a que esté acostumbrado. Las almohadillas del animal se van curtiendo con el tiempo y la costumbre, por eso un perro sedentario o cachorro no puede dar un paseo de 3 horas por la montaña de un día para otro, pues sus patas se resentirán. Debe comenzar por a poco por terrenos suaves e ir incrementando la distancia en espacios más irregulares, siempre de forma paulatina.
  • No obligues a tu animal a caminar por la arena seca en verano o en horas de mucho calor. Hazlo siempre por la orilla en terreno húmedo o sus almohadillas podrían quemarse.
  • Si durante una revisión a las patas de tu perro notas que las mismas tienen quemaduras o ampollas, es importante limpiar la zona con agua fresca y consultar al veterinario acerca del mejor tratamiento, puede que sea necesario el uso de una crema o producto para que la lesión del animal se cure.
Cómo cuidar las patas de mi perro - Almohadillas hidratadas y cuidadas

Cuidado con los cortes

Aún cuando te esfuerces por cuidar las patas del perro, es posible que el animal sufra pequeños cortes en sus almohadillas producto de los paseos o los juegos cotidianos. Si detectas que esto ha ocurrido retira cualquier objeto visible que pueda estar causando daño al perro, limpia la zona bien con agua y jabón y véndala con una gasa estéril, limpiando el área de igual forma tres veces al día.

Para lesiones más profundas en las que el animal sangra mucho, cojea o se queja, lo más indicado es acudir al veterinario.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo cuidar las patas de mi perro, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Mascotas.

Escribir comentario sobre Cómo cuidar las patas de mi perro

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo cuidar las patas de mi perro
1 de 4
Cómo cuidar las patas de mi perro

Volver arriba