Compartir

Cómo cuidar a una chinchilla

Cómo cuidar a una chinchilla

Si tienes una chinchilla y quieres tener toda la información para darle los mejores cuidados, sigue leyendo. La chinchilla es un roedor algo desconocido para mucha gente pero es una mascota muy especial y diferente de la chinchilla salvaje. Peluda, pequeña, apacible y muy inteligente, prepárate a compartir tu vida con un animal adorable con el que disfrutarás de momentos maravillosos. En unComo.com te contamos cómo cuidar a una chinchilla porque su calidad de vida depende de ti.

También te puede interesar: Cómo bañar a una chinchilla
Pasos a seguir:
1

Para saber cómo cuidar a una chinchilla lo primero y fundamental es que le prepares un buen habitáculo. Debes escoger una buena jaula para que esté cómoda y segura; presta especial atención a que los barrotes sean estrechos para que no se escape. Si eliges una jaula de alambre asegúrate de que no hay ningún trozo que sobresalga para que no se haga daño.

Debes colocar una cama adecuada para tu chinchilla, no se recomienda usar cedro o virutas de pino porque los fenoles pueden provocar problemas respiratorios y cutáneos, además si ingieren este tipo de madera podrían envenenarse. Lo mejor es fabricar un nido a medida. Debe medir unos 50 cm de largo y 25 cm de ancho por alto y tienes que colocarlo en el suelo para que tu mascota no se caiga.

Cómo cuidar a una chinchilla - Paso 1
2

Si quieres cuidar a una chinchilla es conveniente que le busques un compañero. Las chinchillas son roedores que adoran vivir en compañía, no son animales solitarios, necesitan a otros de su especie. Así que desde el principio es recomendable que tengas dos chinchillas jóvenes. Si no deseas que tengan descendencia, elige dos machos o dos hembras.

Otra de las consideraciones para cuidar a tu mascota es que la trates con delicadeza. Cuando la cojas, debes levantarla como si se tratara de un gato, pon tu mano bajo la tripa de tu roedor y la otra mano en el lomo y deja que tu chinchilla apoye las patas traseras en la mano que tienes por debajo. Nunca debes coger a tu chinchilla con fuerza porque podrías hacerle daño.

Son animales muy nerviosos e inquietos así que tendrás que ser capaz de sujetarlo con firmeza pero sin hacer presión, especialmente en la parte superior de su torso. Tienen la caja torácica flotante y si presionas demasiado podrías provocarle lesiones internas.

Cómo cuidar a una chinchilla - Paso 2
3

Para cuidar a una chinchilla bien debes proporcionar una alimentación apropiada. Tu mascota debe tener un alimento de calidad por lo que puedes darle un poco de alfalfa pero sin pasarse porque podrían expulsar espuma. La comida es conveniente que la coloques en un comedero de heno o en algún recipiente colgante para que se mantenga bien limpio.

No debes darle de comer muy frecuentemente porque podrías causarle problemas digestivos. Un par de veces a la semana puedes administrarle nueces sin sal o frutas secas. Algo que no debes olvidar es cambiar el agua a diario pues las algas que crecen en el agua pueden provocar problemas hepáticos, diarrea grave o la muerte.

Cómo cuidar a una chinchilla - Paso 3
4

Otros de los cuidados básicos para tu mascota es que acondiciones su jaula con alguna rueda de ejercicios ya que son animales muy activos y necesitan hacer ejercicio todos los días. Coloca una rueda para que se ejercite a diario que deberá tener una superficie bien sólida aunque, eso sí, no la elijas de malla o alambre, la mejor opción es de plástico.

También puedes dejar que juegue fuera de la jaula pero siempre bajo supervisión para que no se haga daño. Son mascotas que pueden saltar varios metros y caben por huecos muy pequeños, así que, ten mucho cuidado. No olvides que les encanta roer, así que precaución con los muebles, cables y todo tipo de elementos.

Cómo cuidar a una chinchilla - Paso 4
5

Para cuidar a una chinchilla debes limpiar su jaula cada día por lo que quita el heno sucio y toda la suciedad de la base. También tendrás que lavar a tu mascota a diario ya que son roedores que necesitan bañarse todos los días, especialmente de mañana y bastará con que dure unos 10 minutos.

Para emprender esta tarea por primera vez habla con un veterinario de animales exóticos para hacerlo correctamente. Tendrás que ser cuidadoso con la temperatura del agua y con el jabón escogido. Una buena forma de bañarle es usando una palangana pequeña en la que no corra ningún riesgo.

Respecto la limpieza de la jaula, tendrás que hacerlo solo con agua caliente o, como mucho, hacerlo con un poco de cloro mezclado con agua y después aclara con agua abundante. Tras la limpieza, deja que se seque a la perfección al aire libre.

Cómo cuidar a una chinchilla - Paso 5
6

Un aspecto que debes considerar muy en serio es que sus dientes crecen unos 12 cm cada año así que uno de los cuidados que tendrás que tener en cuenta es que le coloques un bloque de madera (o de piedra pómez) para que tu chinchilla pueda roer. También puedes poner alguna rama roída para que la escale y la muerda dentro de la jaula. Debe ser madera de manzano o sicomoro que no son tóxicas y además son muy resistentes para que tu mascota afile los dientes.

También debes saber que son animales que se acaloran con facilidad por lo que mantén su habitáculo en alguna zona de la casa con un poco de corriente de aire y que no le dé el sol de forma directa. Y, por último, las chinchillas necesitan deshacerse del exceso de grasa de su pelo, para ello necesitan darse baños de polvo con una mezcla de arcilla o ceniza volcánica.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo cuidar a una chinchilla, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Mascotas.

Escribir comentario sobre Cómo cuidar a una chinchilla

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
Anonimo
La chinchilla NUNCA se baña con agua. Ellas mismas se limpian y acicalan constantemente. Solo se deben lavar con arena especial para ellas y durante unos 20 min. Deberíais corregir esa información.

Cómo cuidar a una chinchilla
1 de 6
Cómo cuidar a una chinchilla

Volver arriba