Compartir

Cómo cuidar a un ratón de Praga

Por Irene Juste. Actualizado: 16 enero 2017
Cómo cuidar a un ratón de Praga

El ratón de Praga o Pražský krysařík es una de las razas de perro más pequeñas del mundo, se caracteriza por ser un animal vivaz, juguetón y con un gran olfato. Su reducido tamaño, lo convierte en la mascota ideal para vivir en un apartamento, razón por la que muchas personas se decantan por esta raza. ¿Quieres adoptar un ratón de Praga o ya tienes uno en casa y quieres conocer todas sus necesidades básicas?

En este artículo de unCOMO, te explicamos cómo cuidar a un ratón de Praga para que crezca sano y feliz. Teniendo en cuenta, entre otras cosas, que tenemos que ser muy pacientes durante el proceso de adaptación y que tener un animal implica un grado de responsabilidad elevado. Recuerda que, hasta que le pongas las primeras vacunas, no podrás sacar al cachorro a la calle ni ponerlo en contacto con perro adultos.

También te puede interesar: Cómo cuidar a un whippet

Origen del ratón de Praga

Como pasa con todos los ratoneros, esta fue una raza destinada a la caza de roedores. De todas formas, por su buen carácter, poco a poco se ha ido convirtiendo en un animal de compañía, en una mascota. Para encontrar su origen, debemos viajar hasta la zona de la Bohemia Central, en la República Checa.

Hay diversas teorías sobre su origen, pero la que tiene más fuerza es que se trata de un cruce entre pinscher miniatura y chihuahua, algunas teorías sostienen que en este ratonero de origen checo, actualmente, también hay cierto aporte genético del Toy Terrier. De todas formas, a día de hoy, esta raza aún no ha sido reconocida por la FCI (Federación Cinológica Internacional), la mayor organización canina del mundo.

Cómo es el ratón de Praga

Entre las características del ratón de Praga podemos destacar que se trata de un perro muy activo, vivaz e inteligente que aprende muy rápido, además de ser muy obediente y atlético. Es también un animal muy fiel a su amo, el carácter del ratón de Praga es muy dulce y no es para nada territorial como les pasa a otros perros de tamaño pequeño, por ejemplo el chihuahua. La gran ventaja de introducirlos en la familia es que estos perros conectan inmediatamente con los niños.

Al ser una raza pequeña, su peso suele oscilar entre 1 y 2 kilos y medio y su altura a la cruz suele oscilar entre los 15 y los 35 cm. Su pelo es brillante, corto y poco tupido, el color más usual es el negro y fuego (un color marrón claro), aunque entre los seguidores de esta raza canina también están aceptados los colores negro y chocolate, rojizo, merlé, chocolate entero y chocolate y azul.

La cabeza tiene forma de pera, es muy simétrica y con mejillas firmes que sobresalen ligeramente. Los ojos de este perro son redondos, oscuros y algo abultados, aunque no tanto como los del Chihuahua. A medida que van creciendo, las orejas se van descolgando ligeramente hacia abajo pero, después, ya en la edad adulta, se elevan con firmeza. El cuerpo es corto, recto, firme y bien musculado.

Cómo cuidar a un ratón de Praga - Cómo es el ratón de Praga

Cómo cuidar a un ratón de Praga

Lo cierto es que para cuidar a un can de esta raza europea, no necesitamos mucho más que hacer lo propio que con otras razas de perro. Lo que hay que vigilar regularmente son sus ojos, oídos y uñas. Y, nota importante, bañarlo una vez al mes como máximo. A pesar de su pequeño tamaño, es un perro fuerte y sano por lo tanto, para que su estado de salud siga siendo bueno, principalmente tendremos que atender al calendario de vacunación y desparasitarlo periódicamente con los productos adecuados y que nos recete nuestro veterinario.

En lo relativo a la alimentación, cuando son cachorros necesitan una específica. Al ser una raza tan pequeña, sus necesidades energéticas son diferentes a las de un cachorro de una raza más grande. Por este motivo, deberemos asegurarnos de ofrecerle un pienso adecuado a su etapa de crecimiento y a su tamaño, recurriendo a piensos para cachorros de razas pequeñas o miniatura, a pienso para adultos de razas pequeñas o especiales para perros senior de razas pequeñas, según la edad del can.

Esta raza es propensa a lesiones óseas por su fina osamenta, de hecho, muchos de estos pequeños canes padecen luxaciones de rótula. También suelen tener problemas de dentadura como por ejemplo dificultades en la muda de los dientes de leche, lo que requiere atención veterinaria. Por lo demás, no requiere más cuidados de los que tenemos que dispensar a todos los perros.

Cómo cuidar a un ratón de Praga - Cómo cuidar a un ratón de Praga

Higiene del ratón de Praga

En lo relativo a la higiene, hasta los 6 meses de edad no debemos bañar al cachorro. Si es necesario porque se ha manchado al defecar, podemos usar toallitas húmedas. Asimismo, es muy importante limpiarles las orejas con toallitas especiales para esa tarea.

Las uñas también son algo a lo que atender, puesto que esta raza necesita que se le corten con asiduidad y de forma proporcional. Si no lo hacemos, el animal podría autolesionarse. Aunque siempre es bueno acudir al veterinario, si tienes paciencia y un buen cortauñas especial para perros puedes hacerlo tú en casa. Es importante no cortar demasiado ya que las uñas de los perros tienen una terminación nerviosa y, en la mayoría de ejemplares de esta raza checa, es casi del mismo color que la uña, por lo que tenemos que ser sumamente cuidadosos para no hacerle daño o, simplemente, dejar que lo haga un especialista. Infórmate en el siguiente artículo de los pasos a seguir para cortarle las uñas a tu perro.

Terminamos con los dientes, otro punto básico en la rutina de limpieza de nuestro perro. Será fundamental que se los cepilles una vez al día para eliminar los posibles restos de comida que hayan podido quedar en su dentadura. Recuerda que estos animales son propensos a crear sarro y que si se acumula demasiado, pueden llegar a perder piezas dentales. Consulta el siguiente artículo para saber además cómo evitar el sarro en los dientes de tu perro.

Cómo educar a un ratón de Praga

En lo referente al proceso de adaptación, ocurre lo mismo con todos los cachorros. Cuando llegan a una casa nueva, después del destete, todo es nuevo tanto para él como para su nueva familia. Tenemos que tener cuidado y ser muy pacientes en el periodo de adaptación. Es importante que en casa no haya mucho alboroto y que reine la tranquilidad. Los primeros días es recomendable dejarlo un poco a su aire, para que inspeccione la casa y se ubique en ella.

Es importante ayudarle a entender desde el principio dónde tiene que hacer sus necesidades. Para las micciones, en casa podemos usar papel de periódico o algún material empapador, siempre alejado de la comida y el agua. Encuentra en este otro artículo cómo enseñar a tu perro a hacer sus necesidades en el periódico.

Conforme consigamos enseñar al perro a hacer sus necesidades fuera de casa podremos ir retirando este papel o empapador. Pero, como ocurre con todos los cachorros, hasta que no tenga todas las vacunas puestas, no debe salir a la calle ni relacionarse con perros adultos. El motivo es que estos otros le pueden trasmitir enfermedades que pueden ser graves e incluso mortales para un cachorro.

Le daremos de comer de forma moderada para evitar empachos, lo mejor es darle pocas cantidades varias veces al día, entre 2 y 3 veces. Durante los primeros días en casa, le daremos pienso especial para cachorros apostando por marcas con garantía. Es la mejor forma de contribuir a la formación de su aparato digestivo y reforzar sus defensas.

Deberás educarlo para que se relacione desde pequeño con otros animales y personas, aprenda a no abalanzarse sobre desconocidos y a respetar el espacio de los otros perros a la vez que a jugar con ellos. Es bueno que lo acostumbres a salir a pasear y a ejercitarse un poco tres veces al día, con paseos de al menos media hora o tres cuartos de hora.

Cómo cuidar a un ratón de Praga - Cómo educar a un ratón de Praga

La vacunas necesarias

Para terminar de conocer todos los detalles sobre cómo cuidar a un ratón de Praga, vamos a comentar las vacunas. A los 70 días de vida, 2 meses y casi dos semanas, le tocarán las vacunas de la parvo y del moquillo. Al año, será el turno de la antirrábica, no obligatoria en algunas zonas de España pero sí recomendable.

Un dato curioso de estos canes es que, en ocasiones, al destetarlos pueden aparecer algunas calvas en el pelaje. Esto se explica por la bajada de las defensas, por ello, es muy recomendable que el cachorro tome el sol el máximo tiempo posible. Una señal que nos indica si el perro goza de un buen estado de salud es la dureza de sus heces, si son duras, compactas y con un color uniforme es buena señal. En cambio, si tiene diarrea o las heces no son como decimos debemos ir al veterinario. También debemos observar si come o no; si no tiene apetito, debemos consultar también al especialista.

Es posible que algunos de estos síntomas como diarreas, vómitos o falta de apetito, e incluso algunas décimas, se den en las primeras horas tras la vacunación del cachorro.

Cómo cuidar a un ratón de Praga - La vacunas necesarias

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo cuidar a un ratón de Praga, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Mascotas.

Escribir comentario sobre Cómo cuidar a un ratón de Praga

¿Qué te ha parecido el artículo?
1 comentario
Su valoración:
JUAN ANTONIO HERRERA
me gustaria saber que pienso come desde los dos meses tanto en pienso como humeda ya que hay que darle verdurA y yo no lo veo por ninguna parte

Cómo cuidar a un ratón de Praga
1 de 5
Cómo cuidar a un ratón de Praga

Volver arriba