Compartir

Cómo cuidar a un jerbo

Cómo cuidar a un jerbo

De los tipos roedores más populares entre los hogares como pequeñas mascotas domésticas, los jerbos son los ganadores. Les gusta la compañía de humanos, pueden vivir en manada, comen muy poco y requieren unos cuidados sencillos que les convierten en unas mascotas muy queridas. Si quieres tener un jerbo y aún no te sientes convencido, este artículo te ayudará a conocerles un poco más, para que aprendas todo lo que necesitas saber para cuidarles y protegerles debidamente. Continúa tu lectura en unComo y entérate de cómo cuidar a un jerbo.

También te puede interesar: Por qué tener un jerbo y no un hámster

Lo que no sabías de los jerbo

Los jerbos son animales dóciles e inteligentes que saben vivir en comunidad debido a que pueden compartir territorio con otros jerbos sin que exista una desarmonía. También son unos excelentes miembros de familia, en la cría de manada, padre y madre unen esfuerzos para atender y cuidar a los hijos.

Les gusta la compañía de humanos por ello se dejan tocar, tienen fama de cariñosos y algunas personas incluso les entrenan para que hagan trucos en sus manos.

Por lo general, las personas adquieren dos jerbos del mismo sexo y de la misma camada. Si deseas juntar dos jerbos de padres distintos, deben tener más o menos la misma edad. Cambiarles la ubicación dentro de la jaula será fundamental para dos jerbos que se ven por primera vez, con este truco se intenta que reconozcan los olores del otro y se acostumbren a ellos. Deberás cambiarlo de lugar cada dos horas durante los primeros 3 días.

Si quieres saber qué diferencias existen entre los jerbos y los hámsters, te recomendamos leer el artículo Por qué tener un jerbo y no un hámster.

Cómo cuidar a un jerbo

  • Lo primero que debes hacer es buscar un lugar amplio para los jerbos. Si tienes dos pequeños roedores, debes considerar que su tamaño es mediano, es decir, más grande que un ratón pero más pequeño que una rata, de unos 80 g de peso aproximadamente. Un lugar de vidrio tipo pecera o una caja de madera con diversos compartimientos será suficiente para tus dos amiguitos. Intenta buscar una jaula que tenga compartimientos altos y bajos para que puedan moverse dentro, subir o bajar. También debe contener un pequeño hogar en forma redonda por donde puedan entrar y estar en la sombra, una especie de pequeño dormitorio donde además llevarán alimentos y se resguardarán.
  • Un elemento fundamental que debes tener el hogar del jerbo es un bebedero con agua. Existen algunas que venden en las tiendas de animales muy cómodas para beber, dejando un espacio pequeño para que puedan tomar el agua que deseen sin hacer un desastre. Los bebederos deben lavarse cada dos o tres días y cambiar el agua para que así las mascotas se encuentren saludables.
  • La alimentación es bastante básica pero comprende importantes nutrientes para el animal, como avena, cebada, trigo, cereales sin aditivos, verduras en trozos pequeños naturales como zanahorias, lechuga, pepino, pimientos y acompañados de otros alimentos esporádicos o suministrados como premio tales como las semillas de girasol y la fruta deshidratada.
  • Dejarles un trozo de pan duro en todo momento es algo que disfrutan mucho, le ayudará a roerlo y trabajar sus pequeños dientes.
  • Uno de los juguetes más fáciles que tenemos en casa y podemos darle para jugar son los tubos de cartones que quedan de los rollos de papel. Además de caminar por el tubo, les gusta mucho morderlo para roer.
  • Las ruedas que suelen vender para los ratones pueden ser muy peligrosas, especialmente si vienen con barrotes o rejillas. Tanto su cola como sus piernas pueden quedar atrapadas, por lo que es importante fijarse que no tengas rejillas o barrotes por donde puedan lastimarse.
  • Es importante no tomar el jerbo por la cola ya que esta es muy frágil y puede romperse con facilidad. Para tomar un jerbo con la mano, es mejor ofrecerle la palma para que ellos puedan montarse por sí mismos.
  • Los jerbos no se pueden bañar. Olvídate de usar agua para limpiarles, ellos tienen sus propios ritos de mantenimiento por lo que no necesitan de nuestros baños ni productos para animales.
  • La jaula o el lugar donde vivan los jerbos debe llevar un sustrato para que pueda absorber la orina de los pequeños animales. La jaula debe limpiarse con un desinfectante y abundante agua cada semana, de esta manera evitarás infecciones en los animalitos, así como malos olores.
Cómo cuidar a un jerbo - Cómo cuidar a un jerbo

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo cuidar a un jerbo, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Mascotas.

Escribir comentario sobre Cómo cuidar a un jerbo

¿Qué te ha parecido el artículo?
3 comentarios
Su valoración:
maribel vasquez munera
fue muy informativo y ya se cuidar mi jerbo
Randall Antonio
excelentes los artículos son muy interesantes y me gustan,muchas gracias por informarnos con tan variados temas.
Candela
Pues en realidad es muy útil el artículo pero no he dicho que me ha gustado porque quería probar a poner que no.

Cómo cuidar a un jerbo
1 de 2
Cómo cuidar a un jerbo

Volver arriba