Compartir

Cómo cuidar a mi gato en verano

Por Borja Lopez. Actualizado: 16 enero 2017
Cómo cuidar a mi gato en verano

Los gatos son uno de los animales que mejor resiste el calor y es que, de hecho, les encanta tumbarse al sol y disfrutar de la temporada veraniega. Aun así, es necesario tomar algunas precauciones para que el gato no salga perjudicado por las altas temperaturas y se mantenga en perfecto estado de salud. En este artículo de unComo te explicamos con detalle cómo cuidar a mi gato en verano.

También te puede interesar: Cómo cuidar a mi gato sordo
Pasos a seguir:
1

En verano, deberemos extremar la precaución de nuestro gato en cuanto a la exposición solar, ya que a estos animales les encanta tomar el sol. Pero lo cierto es que los rayos solares pueden tener una gran cantidad de efectos negativos en nuestra mascota, sobre todo para algunas razas.

2

La exposición al sol directa y prolongada puede causar al gato una insolación o golpe de calor, de forma que deberemos facilitarle zonas de sombra donde pueda descansar. Asimismo, si nuestro gato es un gran amante del sol -como lo son la mayoría- y se niega a renunciar a los espacios soleados, deberás reducir las horas que pase ahí. Por ejemplo, una buena idea puede ser mantenerlo dentro de casa a las horas de mayor insolación (desde las 12 hasta las 17 horas).

3

Por otro lado, los gatos en verano también pueden sufrir quemaduras por la radiación solar, sobre todo los de color claro. Como comentábamos en el punto anterior, tendrás que procurar que no pase demasiadas horas al sol o sobre superficies calientes. También será fundamental proteger las orejas del gato con filtro solar especial, puesto que pueden desarrollar cáncer.

4

Asimismo, en verano es cuando los gatos más se higienizan a través de su saliva que estimula la evaporación de la temperatura corporal. Por este hecho, al llegar la temporada estival, será necesario cepillar a nuestro gato más a menudo y evitar así que se le acumulen bolas de pelo en el estómago.

5

Otro aspecto fundamental para cuidar a los gatos en verano será proveerles siempre de agua fresca y limpia. Será importante asegurarnos de que en todo momento dispone de agua, ya que con el calor veraniego estarán más sedientos y es más fácil que esta se evapore rápidamente.

6

Cuando el gato/a esté en el interior de casa, deberemos prestar atención al aire acondicionado, para asegurarnos de que no esté demasiado fuerte y pueda causar a nuestra mascota alguna dolencia como sería el caso de faringitis, rinitis o laringitis.

7

De la misma forma, tendremos que garantizar la seguridad de nuestro gato en casa durante el verano cerrando ventanas que puedan ser peligrosas. Al mantenerlas abiertas para refrescar la casa, estaremos invitando al animal a explorar y, a la vez, aumentaremos el riesgo de que se caiga. Son diversas las consideraciones que deberás tomar en cuenta durante todo el año para que tu hogar no resulte peligroso al gato, consulta nuestro artículo Cómo proteger a mi gato en casa.

8

Protegerles de los insectos y parásitos será otro de los cuidados fundamentales de los gatos en verano, puesto que en esta época proliferan y es más fácil que afecten a nuestra mascota. Será útil usar productos desparasitarios, consúltalo con tu tienda de animales de confianza o con el veterinario.

9

En caso de que te vayas de vacaciones, podrás dejar a tu gato en casa de amigos o familiares o bien elegir una guardería para tu gato. Asegúrate de que va a estar bien atendido y cuidado hasta que tú regreses.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo cuidar a mi gato en verano, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Mascotas.

Escribir comentario sobre Cómo cuidar a mi gato en verano

¿Qué te ha parecido el artículo?
4 comentarios
MiMiga
Corrigiendo/ampliando mi comentario: La zona..... no es la 'tripa', sino las orejas, que tienen menos protección de pelos. Son ellas las que hay que proteger con filtro solar.
Usuario Anónimo
Mi garita es persa y vivimos en el campo no puedo c
Uli (de MiMiga)
Siento discrepar con algunas observaciones hechas en este post: Los gatos no transpiran "por la lengua". Poseen glándulas sudoríparas en el ángulo de la barbilla, los labios, el ano y entre las almohadillas de sus patas. Cuando están respirando con la boca abierta es un signo de estres o comienzo de un golpe de calor. El zona peligro de quemaduras por radiación solar no es la "tripa". En gatos claros se deben proteger con filtro solar especial para gatos para prevenir que desarrollen un cáncer. Un saludo felino.
Maria Jose
Los gatos pueden tomar leche de envase

Cómo cuidar a mi gato en verano
Cómo cuidar a mi gato en verano

Volver arriba