Compartir
Compartir en:

Cómo bañar a un gato persa

Paso a paso
 
Cómo bañar a un gato persa

Por su exótico pelaje, el gato persa se ha convertido en una de las mascotas más populares entre los amantes de los gatos. Además, su carácter tranquilo y cariñoso lo hace aun más preciado, especialmente entre quienes tienen niños pequeños, ya que a diferencia de otros gatos este se deja mimar y acariciar con mucha facilidad. No es un gato muy activo, más bien tiende a dormir mucho o por lo menos a estar quieto y tranquilo en un lugar por mucho tiempo, ya que generalmente tiene un instinto cazador menor que el que tienen otras razas.

Si tienes un felino de esta raza o estás considerando la posibilidad de tener uno, debes saber los cuidados que requiere, especialmente para su aseo. Por eso, si quieres saber cómo bañar a un gato persa debes leer las recomendaciones que te hacemos en el siguiente artículo de unCOMO.

También te puede interesar: Cómo es el gato persa
Instrucciones:
1

Si nunca has tenido uno, es muy probable que tengas la creencia de que "los gatos no se bañan", dado que ellos tienen la costumbre de asearse por sí mismos (sin contar con que la mayoría de las razas son muy limpias y no les gusta ensuciarse ni los ambientes con falta de higiene). Sin embargo, la realidad es muy distinta: a los gatos sí hay que bañarlos, y es importante estar atentos de su aseo porque de lo contrario pueden llegar a contraer enfermedades y otros problemas de salud, y esto puede afectar tanto al animal como a quienes conviven con él.

2

Antes de bañar a tu gato persa, dale un buen cepillado para asegurarte de que no tenga ningún nudo, y si lo tiene deshacerlo. Si el gato entra al agua sin haber hecho este paso, los nudos que tenga se van a enredar aún más.

Si tienes dudas sobre cómo hacerlo correctamente, en este otro artículo de unCOMO encontrarás consejos muy útiles sobre cómo cepillar el pelo de tu gato.

También es un buen momento para cortar las uñas a tu gato, solo un poco las puntas, ya que también es una parte importante de su higiene, pero además si se pone nervioso o asustadizo durante el baño su reacción natural será huir pero puede arañarte intentado salir.

3

Para saber cómo bañar a un gato persa, es importante que tengas en cuenta la edad del animal. Si es un cachorro, será muy sencillo instaurar la costumbre del baño, pero si ya es más grande te costará un poco porque esa raza no es muy amiga del agua. En cualquier caso, lo ideal es acostumbrar a tu mascota al agua de forma progresiva y a temperatura tibia, nunca fría ni muy caliente.

La mejor manera de hacerlo es con una palangana de plástico llena de agua tibia en un espacio bien iluminado, pero con la ventilación restringida para evitar que la brisa enfríe el agua muy rápido y resfríe a tu gato persa. Si no tienes una palangana o barreño puedes bañarlo en tu ducha, pero recuerda que el ambiente debe ser cálido y que tienes que probar la temperatura del agua antes de exponer a tu mascota.

4

Si es la primera vez que vas a bañar a tu gato persa, lo ideal es que lo introduzcas a este nuevo hábito de manera calmada. Busca un lugar tranquilo y silencioso o al menos con el menor ruido posible. Debes saber que esto te tomará un tiempo, así que debes reservar un espacio para esta actividad. Si lo haces de forma apresurada, el gato se estresará, se asustará e incluso puede ponerse agresivo, y es posible que no quiera repetir la experiencia.

5

Una vez en el agua, bien mojado y cuando el gato se haya acostumbrado a esta nueva sensación, puedes comenzar a aplicarle el champú. Como su pelaje es abundante y delicado, lo mejor es que utilices productos especiales para cuidar y proteger su manto. Masajea su cuerpo de manera cuidadosa, evitando que el champú entre en contacto con sus ojos ni le entre en los oídos.

6

Aclara el champú y ahora aplica el acondicionador. Este paso no es obligatorio, pero un buen acondicionador especial para el pelaje del gato persa ayudará a mantener su manto brillante y en buen estado, así que es una buena inversión.

7

Al terminar, usa una toalla limpia y seca para quitar el exceso de agua del pelo de tu mascota. También puedes ayudarte con un secador de cabello, pero tienes que considerar que el ruido puede estresarlo. Si vas a usar este método, vigila que el aire esté entre templado y un poco caliente, para luego terminar con el aire un poco más tibio. Debes evitar pasarle el secador por la cara, la nuca y la cola, ya que les desagrada. De igual manera debes ser cuidadoso con los movimientos que hagas con el secador ya que pueden asustar al gato.

8

Después de limpiar a un gato persa es imprescindible cepillar su manto de nuevo. Esto evitará que se formen nudos, estimulará el crecimiento de su pelo y evitará que se ensucie fácilmente. Y una vez terminado el proceso, recompensa a tu gato por su comportamiento.

9

Ahora que ya sabes cómo bañar a un gato persa puedes poner en práctica las recomendaciones que has encontrado en este artículo. Eso sí, evita bañarlo con frecuencia. Una vez al mes o cada dos meses estará bien. Asimismo, recuerda cepillarlo frecuentemente para alisar su pelaje y eliminar los residuos que pueda acumular entre un baño y otro. Si se le ha quedado algún resto pegajoso, como sobras de alimentos, puedes limpiarlo usando una toalla húmeda.

10

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento veterinario ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

11

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo bañar a un gato persa, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Mascotas.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre Cómo bañar a un gato persa

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo bañar a un gato persa
1 de 5
Cómo bañar a un gato persa