Compartir
Compartir en:

A mi perro no le gusta que le soplen - ¡descubre las razones!

1 vez compartido
 
A mi perro no le gusta que le soplen - ¡descubre las razones!

A los que convivimos con perros a veces nos gusta hacerles cosas que las personas solemos hacernos los unos a los otros, ya sea gestos que nos parecen muestras de cariño o bien juegos o bromas. Pero tenemos que pararnos a pensar y darnos cuenta de que los canes no comprenden todas las cosas como nosotros y hay cosas que hacemos los humanos que no entienden o que incluso les desagradan mucho. Por ejemplo, una cosa que todos hemos hecho alguna vez es soplarle a nuestra mascota en la cara, pero ¿cómo ha reaccionado? Seguramente verías que gira la cara y se intenta ir entre otras cosas, aunque puede que solo si tiene mucho calor decida quedarse; pero por lo general no les gusta nada que les hagamos este tipo de cosas.

Desde unCOMO queremos explicarte los motivos que despejan tus dudas si alguna vez has pensado "a mi perro no le gusta que le soplen". Así que, sigue leyendo este artículo y descubre las razones y más detalles.

También te puede interesar: Por qué a mi perro no le gusta que lo abrace

Señales que indican que a un perro no le gusta que le soplen

Aunque pueda parecernos algo evidente, hay muchas señales que nos indican que a nuestra mascota le desagrada lo que le estamos haciendo en este momento o lo que intuye que intentamos hacer. Pero, realmente, a mucha gente estos signos les pasan desapercibido por completo y no son conscientes de que el lenguaje corporal de su can les indica que paren. Por esto, es importante fijarnos en estas señales de que a nuestro peludo no le gusta que le soplen:

  • Se lame la nariz
  • Desvía la mirada
  • Cierra los ojos
  • Gira la cara
  • Echa las orejas hacia atrás
  • Levanta las patas delanteras
  • Intenta irse
  • Intenta morder el aire que le llega
  • Emite gruñidos suaves

Por qué a mi perro no le gusta que le soplen

Es normal que no acabemos de comprender por qué a nuestra mascota no le gusta nada que le soplen pero, en cambio, le encanta sacar la cabeza por la ventanilla del coche cuando vamos por la carretera. Pero la diferencia más clara es que en un momento lo deciden ellos y en otro no. Por lo tanto, si tu peludo busca aire fresco, ventilarse él lo buscará o puede que simplemente tenga curiosidad por algunas cosas y decida probarlas, por ejemplo sacar la cabeza por la ventana del coche. En cambio, si nosotros los forzamos a recibir aire, además en la cara o las orejas que es una parte sensible, es normal que le moleste mucho.

Si queremos acabar de ver claro que este gesto realmente no les gusta a los canes y que tienen sus motivos más que comprensibles, debemos pararnos a pensar en si a nosotros nos gusta que nos lo hagan o también en que no se lo hacemos a cualquier persona porque, en realidad, sabemos que es algo molesto. Además, podemos fijarnos en la reacción natural de los bebés a quienes también se les hace a veces y, de hecho, les irrita.

Además, es comprensible que no les agrade este gesto nuestro porque puede provocarles cosas que no son buenas para su salud. Por ejemplo, cuando le hacemos esto a un can le suceden todas estas cosas, las cuales no son agradables:

  • Se le entrecorta la respiración
  • Se le seca la nariz
  • se le secan los ojos
  • Le molestan los oídos
  • Percibe un ruido muy fuerte
  • Le dificulta el uso del olfato
  • Nubla sus sentidos por unos instantes

Por lo tanto, viendo todo esto es normal que nuestra mascota no disfrute de este gesto nuestro. Recordemos que el olfato es su sentido más desarrollado y que también tienen una sensibilidad olfativa mucho mayor que la nuestra.

El respeto es importante

Como diríamos si hablásemos de compañeros, amistades, familia o pareja, en la relación con nuestro peludo tiene que existir un respeto mutuo. Igual que nos gusta imponer que tenemos la voz cantante nosotros en la convivencia con nuestra mascota, evitando que se suba al sofá o decidiendo cuándo queremos que coma o haga alguna cosa, es decir que respete nuestras decisiones y gestos, nosotros debemos respetarle tanto sus decisiones en si le apetece hacer o no algo como si se trata de que un tipo de comida no le gusta, cosas básicas.

Por lo tanto, si mantienes una relación en la que os respetáis los dos disfrutaréis mucho más de vuestra convivencia. Ahora que ya sabes cómo reconocer si a tu fiel compañero le gusta o no el hecho de soplarle en la cara o en otras partes, evidentemente, debes dejar de hacer cosas que puedan molestarle sencillamente porque te apetece o te parece divertido, respeta su espacio. Así que, igual que tú corriges conductas no deseadas en tu compañero, tú tienes que rectificar las tuyas.

Para ser un bueno compañero de tu amigo peludo conoce más detalles en este otro artículo de unCOMO sobre Cómo cuidar a tu perro y descubre si es feliz conociendo estas 7 señales de que tu perro es feliz.

Este artículo es meramente informativo, en unCOMO no tenemos facultad para recetar ningún tratamiento veterinario ni realizar ningún tipo de diagnóstico. Te invitamos a que lleves a tu mascota al veterinario en el caso de que presente cualquier tipo de condición o malestar.

Si deseas leer más artículos parecidos a A mi perro no le gusta que le soplen - ¡descubre las razones!, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Mascotas.

Comentarios (0)

Escribir comentario sobre A mi perro no le gusta que le soplen - ¡descubre las razones!

¿Qué te ha parecido el artículo?

Descubre vídeos interesantes
Órdenes de adiestramiento de perros
Barbie en español - juguetes y aventuras
Manualidades para mascotas
Manualidades caseras fáciles de hacer - DIY
A mi perro no le gusta que le soplen - ¡descubre las razones!
1 de 2
A mi perro no le gusta que le soplen - ¡descubre las razones!